El exceso de consumo proteico

Ya vimos en el Post sobre cómo obtienen proteínas los vegetarianos, que, salvo contadísimas excepciones (tales como el mijo, la quinoa, el trigo sarraceno y la soja) los alimentos de origen vegetal no contienen los 8 aminoácidos esenciales. Por ello suele decirse que la proteína animal es de mejor calidad que la proteína vegetal.

 

¿Es cierto que la proteína vegetal tiene tan ínfima calidad?

Pues yo creo no sólo que no es cierto, sino que, por el contrario, deberíamos priorizar el consumo de proteína vegetal frente al de proteína animal. Os explico los motivos:

La proteína animal en sí misma es un factor de ensuciamiento puesto que el cuerpo humano no la puede utilizar directamente, debe desdoblarla en aminoácidos, y ese proceso provoca numeroso desechos tóxicos como el  ácido úrico, nítrico, sulfúrico y fosfórico en el organismo.

La proteína vegetal, en cambio, no contiene grasas saturadas provoca pocos residuos tóxicos y en consecuencia no agota a los órganos limpiadores de la eliminación de residuos como son el hígado y los riñones. Además, aporta fibra, muy necesaria para el sistema digestivo y para el colon.

 

Pero, ¿ingerimos suficiente cantidad de proteína si nos limitamos al consumo de proteína vegetal?

Sí, puesto que en la actualidad las dietas occidentales comportan un elevado y excesivo consumo proteico que no es beneficioso para nuestra salud.

La opulencia de la sociedad de consumo y la condición adictiva de la proteína han disparado a niveles exagerados la ingesta de proteína y con ello hemos elevado extraordinariamente el volumen de ensuciamiento de nuestro organismo.

Es significativo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) aconseje 0,6 gr. de proteína/día/kg de peso.

Por tanto, una persona de 60 kg de peso debería ingerir 36 gr de proteína al día. Sin embargo, cuando ingerimos 100 gr. de pescado, 1huevo y 50 gr. de queso, efectuamos un aporte de 38 gr. de proteína a nuestro cuerpo. Esta cantidad  ya excede de la recomendación diaria (sin contar el resto de alimentos que podamos ingerir durante un día).

El exceso de proteínas no es eliminado por el cuerpo sino almacenado como fuente de reserva para períodos de escasez, y esto satura y contamina la sangre, las paredes vasculares y el espacio intracelular, provocando hipertensión, diabetes, arteriosclerosis, colesterol, embolias, infartos, etc.

 

¿Tiene la proteína vegetal menor valor biológico que la proteína animal?

Pues sí, ciertamente el valor biológico de la proteína vegetal es mucho menor. El valor biológico es un índice que mide la capacidad de la proteína de aportar todos los aminoácidos necesarios para los seres humanos.

Al huevo se le da valor biológico 100 por su equilibrio óptimo para nuestras necesidades. A la carne y al pescado, se les da valor 70, a las legumbres valor 60 y a las semillas valor 50.

Este índice, sin embargo, no tiene en cuenta ni la combinación de alimentos, ni la eficiencia de asimilación, y además, es un valor que no se analiza junto con la cantidad de proteína que necesitamos pudiendo provocar que si nos alimentamos basándonos en criterios de valor biológico de las proteínas produzcamos un excesivo aporte proteico a nuestro organismo.

Debemos tener en cuenta que el bajo índice biológico proteico de frutas y hortalizas se complementa con la ingesta conjunta: la carencia de algunos aminoácidos se compensa con la ingesta de alimentos de otro grupo que sí los contienen.

Los alimentos vegetales (semillas, frutas, hortalizas) aportan aminoácidos libres, que son aquellos que el cuerpo puede convertir fácilmente en proteínas sin generar tanta toxemia, ni adición, ni ensuciamiento corporal.

Por tanto, CONSUMIENDO VEGETALES VARIADOS Y BIEN COMBINADOS POTENCIAMOS SU VALOR BIOLÓGICO, superando incluso al de las carnes.

Una alimentación muy variada, basada principalmente en verduras, hojas verdes, hortalizas, frutas, semillas, algas, setas, combinado todo ello con algo de cereales y legumbres, son la base de una alimentación sana, nada ensuciante ni adictiva, limpia, libre de carencias proteicas y muy muy saludable. En consecuencia, deberíamos reducir/minimizar/eliminar (a elección de cada cuál) el consumo de proteína animal.

 

Las recetas de Cruditeka te ayudarán a realizar estas combinaciones, pruébalas!!

Salud!!

2 respuestas a “El exceso de consumo proteico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s