La importancia de las enzimas

¿Qué son las enzimas?

Las enzimas son unas moléculas orgánicas responsables de provocar la catalización de reacciones químicas en las células de nuestro organismo.

Son como aceleradores de la velocidad a la que se producen esas reacciones que nos permiten unas funciones vitales básicas para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente, permitiendo:

  • Metabolizar los alimentos que ingerimos
  • Depurar los desechos tóxicos
  • Efectuar la correcta función celular

De ahí que las enzimas se consideren sustancias tan valiosas.

 

¿De dónde las obtenemos?

Por un lado, las obtenemos de los alimentos vivos. A través de su consumo obtenemos las enzimas digestivas, que son las necesarias para la degradación de los alimentos y además aportamos enzimas a las reservas del cuerpo.

Por otro lado, nuestro propio organismo genera también enzimas, las enzimas metabólicas, que posibilitan gran cantidad de procesos orgánicos básicos y fundamentales como son la depuración, la regeneración y la reparación.

 

¿Cómo afecta la cocción de los alimentos a las enzimas?

Las enzimas son sensibles a los procesos de cocción (son termosensibles), por lo que se destruyen con los procesos de cocción.

Cuando sometemos a cocción los alimentos, éstos dejan de aportarnos enzimas y obligamos al cuerpo a que use sus reservas enzimáticas para destinarlas a la digestión.

Si, por el contrario, consumimos los alimentos crudos (entendiendo como tales aquellos que no han superado en su proceso de cocinado una temperatura de 42º), aprovechamos al máximo su aporte enzimático y eso hace que ahorremos reservas enzimáticas, recuperemos la salud y vivamos mejor.

 

 

Evitando o minimizando la cocción de los alimentos, no sólo evitamos la destrucción enzimática sino que evitamos la destrucción de muchos tipos de vitaminas, y de los antioxidantes.

Es importante recordar aquí que los procesos de activación, germinación y fermentación de los alimentos producen un incremento exponencial del aporte de enzimas y vitaminas de los mismos.

Por el contrario, debemos tener en cuenta que los conservantes que contiene los alimentos industrializados y los procesados comerciales son inhibidores enzimáticos.

 

Mi consejo:

Preservar los nutrientes es básico para que nos aprovechemos de su función energética y vibracional. Si quieres más información sobre estas importantísimas funciones de los nutrientes haz click aquí.

Te animo a que incorpores alimentos vivos a tu dieta de forma habitual. No es necessário que toda tu dieta sea cruda, ni tan siquiera que toda tu dieta sea de origen vegetal, pero sí es muy muy conveniente que te olvides de los alimentos muertos y que introduzcas alimentos vivos sin cocción de forma habitual.

Si lo haces, tú mismo/a notarás los cambios beneficiosos que ello produce a tu organismo.

En  Cruditeka te doy muchas ideas para que te sea fácil al menos, intentarlo.

Ánimo! Y si te “enganchas” ya me contarás…!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s