El agua con gas, ¿favorece la digestión?

No hay quien se aclare! Unos dicen que el agua con gas favorece la digestión, mientras que otros aseguran que el gas en los líquidos nos provoca hinchazón abdominal, flatulencias e indigestión.

Una vez más, dos respuestas totalmente contradictorias ante una misma pregunta: ¿el agua con gas favorece la digestión? Y nuevamente la respuesta ni es un absoluto “Sí”, ni un absoluto “No”.

La respuesta pasa por conocer que hay varias tipologías de agua con gas o carbonatadas:

  • Agua mineral o agua procedente de los manantiales: contiene minerales de forma natural.
  • Agua carbonatada artificialmente, a la que se le añade sal y se la mineraliza artificialmente. Dentro de esta tipología se incluye el agua tónica, a la que además se le añade quinina, o los refrescos, a los que se les añade saborizantes, azúcar y/o jarabe de maíz de alta fructosa.
  • Agua que se obtiene en la fermentación del kombucha o del kéfir de agua: es agua fermentada repleta de bacterias probióticas (= pro vida).

Pues bien, la respuesta a la pregunta está en función de qué agua se trate:

  • Cuando el gas es natural, esto es, cuando se obtiene por fermentación del hongo kombucha o del kéfir de agua y también cuando el agua está carbonatada de forma natural por proceder de los manantiales, es saludable y adecuada puesto que :
  • favorece la digestión
  • alivia el dolor de estómago
  • combate el estreñimiento
  • mejora la capacidad de deglución
  • es un buen aliado a la hora de perder peso
  • disminuye el nivel de colesterol malo
  • ayuda a controlar el azúcar en sangre
  • produce mejor retención del calcio

Sin embargo, cuando el agua se carbonata artificialmente (refrescos, tónicas, bebidas embotelladas comerciales, etc.) se obtiene un líquido artificial, nada aconsejable para nuestra salud puesto que :

  • acidifica nuestro organismo
  • puede dañar el esmalte de los dientes
  • provoca hinchazón abdominal
  • aumenta los niveles de azúcar en sangre

Conclusión: Cuidado con el agua con gas embotellada que venden  los comercios. Muchas veces es consumida para lograr mejorar la digestión y con la convicción de que es un líquido saludable, pero la realidad es que sólo el agua carbonada que emana de los manantiales y la resultante de la fermentación del kombucha o del kéfir de agua son realmente beneficiosas para nuestra salud y favorecedoras de la digestión.

Espero que te sea útil esta información.

See you!

En qué consiste el crudiveganismo?

He redactado este post como respuesta a la consulta efectuada por una seguidora de Cruditeka en la que me exponía que quería introducirse en el crudiveganismo y que si podía explicarle en qué consistía.

Pues bien, a pesar de que no quiero extenderme demasiado, me ha parecido que la explicación que voy a dar puede interesar a otras personas,   y creo que con este post puedo aclarar los pilares básicos en los que se basa la alimentación crudivegana.

El crudiveganismo, también conocido como “raw food”,  se basa, desde el punto de vista nutricional, en una alimentación cruda de origen vegetal, basada en el consumo de verduras, hojas verdes, frutas, frutos secos (crudos, no tostados), cereales, legumbres germinadas, semillas, algas marinas, setas y fermentados. Alimentos siempre frescos, integrales (sin refinar), maduros y a poder ser orgánicos (sin pesticidas químicos).

cruditeka.com

Al usar el término “crudo” puede parecer una alimentación muy drástica, sosa e insabora, pero os puedo asegurar que nada está más lejos de la realidad.  Es una alimentación que puede resultar altamente atractiva por el intenso colorido que tienen los vegetales , altamente nutritiva porque mantiene intactos los nutrientes (incluso aquellos que son termosensibles y que por tanto se destruyen con el calor como por ejemplo la vitamina C), altamente vitalizante (porque aporta una energía vital que se percibe de inmediato por el consumidor) e increíblemente sanadora, puesto que es capaz de prevenir, mejorar y, en ocasiones, incluso curar muchos tipos de dolencias, y en especial las relacionadas con los problemas digestivos, de tránsito intestinal, de gases y flatulencias, de hinchazón abdominal, etc.

Al no someter los alimentos a cocción, es decir, al no someterlos a temperaturas superiores a los 42º-46º, los nutrientes no se alteran ni modifican y se mantienen intactos, no se desnaturalizan las proteínas, no se destruyen los enzimas, no se destruyen las vitaminas, … y todo ello permite que los alimentos nos nutran, siendo éste el principal objetivo y fin por el que los seres vivos comemos.  El crudiveganismo es nutrición en sentido puro.

Para lograr una cocina crudivegana de calidad, original y atractiva, conviene dominar técnicas de corte de las verduras, técnicas de procesado natural y en crudo, la activación de los alimentos, el arte de la maceración de los mismos, la germinación de semillas, cereales (granos) y legumbres y la fermentación. Es un tipo de cocina ligera (poco calórica), sencilla (fácil de elaborar), rápida y limpia (no sólo con tu propio cuerpo sino con tu cocina). Con todo ello lograremos tener siempre una flora bacteriana sana y un PH de nuestra sangre ligeramente alcalino. Una flora intestinal saludable (bacterias fermentativas y no putrefactivas) junto con un Ph alcalino en sangre (la enfermedad no prospera en ambientes alcalinos sino sólo en medios ácidos) son la clave para gozar de una buena salud y no caer en la enfermedad.

Es una alimentación muy depurativa y desintoxicante, de ahí que se base sólo en alimentos de origen vegetal. Los alimentos de origen animal se descartan no sólo por respeto a los mismos como seres vivos, sino porque complican las digestiones y producen muchos desechos tóxicos a nuestro organismo, lo cual obliga a trabajar en exceso, y frecuentemente colapsa, a los órganos depurativos de nuestro cuerpo (sobre todo hígado y riñones).

Debo decir que, bajo mi criterio, no es necesario ser crudivegano en un 100%. Puede combinarse la alimentación crudivegana con otras técnicas de cocina no cruda pero también muy saludables. De ahí que haya surgido todo un movimiento culinario en torno a este tema denominado “slow cook” y que se basa en técnicas de cocina poco agresivas como pueden ser el cocinado al vapor, el baño María, el escaldado y el salteado ligero a temperaturas suaves.

En el blog Cruditeka encontrarás muchos consejos e informaciones sobre este tipo de alimentación saludable, mayoritariamente (aunque no exclusivamente) cruda, y  multitud de recetas, algunas 100% crudiveganas y otras que combinan el crudiveganismo con técnicas de cocinado suave.

Besitos!!