Soja sí, soja no

A finales del siglo XX era la panacea nutricional, especialmente indicada para combatir desórdenes menopáusicos, excesos de colesterol en sangre, problemas cardiovasculares e incluso cánceres.

Sin embargo, a poco que se averigua y ahonda en conocimientos nutricionales, son ya muchos expertos los que desaconsejan el consumo de soja, y en especial la contraindican para personas con desarreglos hormonales, menopausia o problemas de tiroides.

¿Soja sí o soja no?

Como antecedente a la respuesta, creo necesario explicar primero que la soja desde el punto de vista industrial, es un alimento con miles de aplicaciones por su riqueza en proteínas, grasas saludables, gran plasticidad y bajo coste económico. Todos ingredientes muy estimados por la industria alimentaria, hecho que ha propiciado que en la actualidad, el 99% de la soja que se cultiva sea transgénica y que para su procesamiento industrial se utilicen los métodos industriales más agresivos.

Dicho esto, es innegable que el grano soja es un tipo de legumbre que tiene todos los aminoácidos esenciales, y que es rico en fibra, vitamina B (excepto B12), potasio, fósfora, calcio y magnesio. Contiene además estrógenos vegetales, que son los encargados de efectuar la regulación hormonal del cuerpo de las mujeres. Estas bonanzas justifican por qué hace años fue tan y tan recomendada en general y en especial para mujeres menopáusicas.

El boom de la soja acarreaba tanto beneficio económico para la industria alimentaria que se obviaron informaciones como las siguientes:

  • Que al ser transgénica, contiene disruptores endocrinos, que lejos de regular el sistema hormonal, los desequilibra y puede acarrear serios problemas de salud. Si quieres saber qué son y que provocan los disruptores endocrinos haz click aquí.
  • Que es inhibidora de las proteasas, en concreto de las tripsinas, que son las enzimas necesarias para que nuestro organismo degrade la proteína, y que este factor inhibidor no se desactiva ni con la cocción, sino únicamente mediante la fermentación de la soja, proceso muy lento que dura desde meses hasta años.
  • Que para obtener derivados de la soja la industria emplea SPI (aislado de proteína) y TVP (proteína vegetal texturizada), que somete a elevadas temperaturas que además de no frenar la inhibición de la tripsina, desnaturaliza la proteína de la soja y genera nitritos carcinógenos y toxinas cancerígenas. Ello sin contar, además, que suelen añadírsele saborizantes artificiales.

Veamos por ejemplo los ingredientes de una leche de soja, y recordad que los ingredientes en las etiquetas se ordenan por orden cuantitativo, es decir, que los primeros que se nombran son los que se halla en mayor proporción y cantidad en ese alimento:

Jarabe de maíz, aislado de proteína de soja (SPI), aceite de soja parcialmente hidrogenado, azúcar, vitaminas y minerales, maltodextrina, sal, sabores artificiales, mono y diglicéridos.

cruditeka.com

Lo véis, verdad?!

¿Significa ello que la soja es mala o lo que es lo mismo, que no es saludable? Pues no siempre.

La soja es un alimento saludable cuando:

  • No se come de forma indiscriminada y en todas sus formas de procesado. No debemos consumirla en exceso (leche de soja, yogur de soja, grano de soja…) pues entonces se convierte en un disruptor endocrino además de provocar un exceso de consumo proteico.
  • Se encuentra en forma natural y no manipulada genéticamente, pues el peligro de los transgénicos es que el cuerpo no los reconoce. La soja debe consumirse siempre ecológica, evitando así que no contenga ni abonos químicos ni pesticidas.
  • Ha sido fermetada de forma natural. Es un processo que dura mucho tiempo y por el que se consigue un alimento sano y fácilmente asimilable por nuestro organismo y que inactiva los inhibidores de proteasas que contiene la soja.

La soja fermentada produce alimentos sanísimos como el MISO NO PASTEURIZADO, el TEMPEH y la SALSA DE SOJA ECOLÓGICA.

CONCLUSIÓN:

Consume soja cuando estés puedas asegurar que cumple estos tres requisitos,  y no caigas en el engaño de que genéricamente la soja es un alimento ideal para tu salud.

Por cierto, tén en cuenta que los SPI y los TPV son omnipresentes hoy día en bebidas comerciales, panificados, falsos alimentos dietéticos, golosinas, embutidos, imitaciones cárnicas, barritas de cerales, mayonesas y salsas, helados y derivados de lácteos.

Salud!

 

Los disruptores endocrinos

¿Qué son los disruptores endocrinos?

Son unas sustancias químicas con capacidad de producir alteraciones en los sistemas endocrinos y desequilibrios en los sistemas hormonales de los seres vivos, tanto en los humanos como en los animales, y por tanto de afectar a numerosas funciones vitales relacionadas sobre todo con el desarrollo sexual y la fase de crecimiento.

En consecuencia, pueden llegar a causar:

  • trastornos en la reproducción de la mujer (como la infertilidad, la pubertad o menarquía precoces, cáncer de mama, ….) y del hombre (problemas en la calidad seminal, afecciones de próstata…)
  • trastornos metabólicos tales como la diabetes o la obesidad
  • enfermedades neurológicas (Parkinson, cáncer de tiroides, TDA, hiperactividad, trastornos del comportamiento…)
  • trastornos cardiovasculares (hipertensión arterial, cardiopatías, insuficiencias cardíacas, palpitaciones, ….)

Todas las personas estamos expuestas al riesgo que suponen estas sustancias que nos pueden provocar todos estos problemas de salud, muchos de ellos de efectos irreversibles, y por ello, en la medida en que podamos debemos tomar las precauciones que estén a nuestro abasto para evitarlos.

Es importante destacar que muchos de estos disruptores endocrinos entran en nuestro organismo a través de la ingesta de alimentos.

 

Ejemplos de disruptores endocrinos

  • Hormonas naturales que contienen las carnes y los pescados.
  • Hormonas de tratamiento (como las que se administran por ejemplo para crear musculación)
  • Bisfenol A o BPA, que lo contienen las botellas de plástico y los revestimientos interiores de las cantimploras de aluminio.
  • Microestrógenos producidos por el hongo Fusarium, que es un moho que se encuentra en suelos y contamina las plantas produciendo tóxicos como son la fumonisina y la tricotecenina.
  • Dioxinas (se originan por ejemplo al quemarse bosques y se acumula en la grasa de los animales cuando ésos beben agua de manantiales contaminados de dioxinas o comen hojas)
  • Ftalatos (tipo de hidrocarburo que se encuentra en pinturas, pegamentos, cosmética, esmalte de uñas…)
  • Metales pesados como el cadmio, arsénico o mercurio
  • Plaguicidas, pesticidas y productos fitosanitarios (como el glifosato y el clorpirifós, entre muchos otros). ¿Sabías que en España se comercializaron en 2014 casi 80.000 toneladas de plaguicidas!!!?

Ecologistas en Acción publicó su informe “Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores” basado en datos de la  AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, concluyendo que España es el país europeo con mayor consumo de pesticidas. El problema de los plaguicidas es un tema de estudio recurrente en la OMS (Organización Mundial de la Salud) desde el año 2002.

La EFSA (Autoridad europea de Seguridad Alimentaria) junto con la ECHA (Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos) han elaborado la Guía para la identificación de los disruptores endocrinos en base a los criterios establecidos por diversos Reglamentos de la Unión Europea, todo ello con la finalidad de evaluar los distintos productos fitosanitarios.

cruditeka.com

Cómo evitar los disruptores endocrinos

Evitarlos por completo es prácticamente una misión imposible, pero sin duda podemos minimizar su ingesta:

  • Consumiendo productos orgánicos certificados ( o lo que es lo mismo, productos ecológicos o bio)
  • Reduciendo y no abusando del consumo de alimentos de origen animal, y en especial de carnes y pescados crudos, ya que algunos disruptores se destruyen con la cocción.
  • Evitar los productos transgénicos, y de productos tan alterados como son el maíz y la soja.
  • Lavando muy bien las verduras y frutas, y en especial de aquéllas que no sean orgánicas.
  • Utilizar envases, botellas y tupers de cristal.
  • No calentar alimentos en el microondas (electrodoméstico que desaconsejo por desestructurar los alimentos al someterlos a ondas de tan elevadísima temperatura), con envases de plástico, puesto que los envases de plástico aptos para microondas tienen gran componente de BPA.

Es sorprendente que el término “disruptor endocrino” sea un concepto ignorado por muchos de nosotros  (yo misma hace bien poco que he sabido de él), y resulta cuanto menos paradójico que, estando tan presente, aunque sea de forma involuntaria en nuestra alimentación, en nuestro hábitos y en nuestro ambiente, no se suela conocer con esta terminología. Hemos oído y leído sobre los efectos de los pesticidas, sobre las hormonas de carnes y pescados, y también sobre los efectos nocivos de los plásticos (BPA) pero, al menos yo, desconocía que todos ellos se engloban dentro del concepto de “disruptor endocrino”.

Espero que te haya resultado útil esta información.

Besitos!

La importancia de las enzimas

¿Qué son las enzimas?

Las enzimas son unas moléculas orgánicas responsables de provocar la catalización de reacciones químicas en las células de nuestro organismo.

Son como aceleradores de la velocidad a la que se producen esas reacciones que nos permiten unas funciones vitales básicas para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente, permitiendo:

  • Metabolizar los alimentos que ingerimos
  • Depurar los desechos tóxicos
  • Efectuar la correcta función celular

De ahí que las enzimas se consideren sustancias tan valiosas.

 

¿De dónde las obtenemos?

Por un lado, las obtenemos de los alimentos vivos. A través de su consumo obtenemos las enzimas digestivas, que son las necesarias para la degradación de los alimentos y además aportamos enzimas a las reservas del cuerpo.

Por otro lado, nuestro propio organismo genera también enzimas, las enzimas metabólicas, que posibilitan gran cantidad de procesos orgánicos básicos y fundamentales como son la depuración, la regeneración y la reparación.

 

¿Cómo afecta la cocción de los alimentos a las enzimas?

Las enzimas son sensibles a los procesos de cocción (son termosensibles), por lo que se destruyen con los procesos de cocción.

Cuando sometemos a cocción los alimentos, éstos dejan de aportarnos enzimas y obligamos al cuerpo a que use sus reservas enzimáticas para destinarlas a la digestión.

Si, por el contrario, consumimos los alimentos crudos (entendiendo como tales aquellos que no han superado en su proceso de cocinado una temperatura de 42º), aprovechamos al máximo su aporte enzimático y eso hace que ahorremos reservas enzimáticas, recuperemos la salud y vivamos mejor.

 

 

Evitando o minimizando la cocción de los alimentos, no sólo evitamos la destrucción enzimática sino que evitamos la destrucción de muchos tipos de vitaminas, y de los antioxidantes.

Es importante recordar aquí que los procesos de activación, germinación y fermentación de los alimentos producen un incremento exponencial del aporte de enzimas y vitaminas de los mismos.

Por el contrario, debemos tener en cuenta que los conservantes que contiene los alimentos industrializados y los procesados comerciales son inhibidores enzimáticos.

 

Mi consejo:

Preservar los nutrientes es básico para que nos aprovechemos de su función energética y vibracional. Si quieres más información sobre estas importantísimas funciones de los nutrientes haz click aquí.

Te animo a que incorpores alimentos vivos a tu dieta de forma habitual. No es necessário que toda tu dieta sea cruda, ni tan siquiera que toda tu dieta sea de origen vegetal, pero sí es muy muy conveniente que te olvides de los alimentos muertos y que introduzcas alimentos vivos sin cocción de forma habitual.

Si lo haces, tú mismo/a notarás los cambios beneficiosos que ello produce a tu organismo.

En  Cruditeka te doy muchas ideas para que te sea fácil al menos, intentarlo.

Ánimo! Y si te “enganchas” ya me contarás…!

 

 

 

La prueba de la sal

 ¿USAS SAL NATURAL O SAL PROCESADA?

 Hace ya casi tres años que uso Sal Rosa del Himalaya con la convicción de que es una sal natural y no procesada, pero ha sido al realizar el sencillísimo experimento que ahora os explico cuando realmente he tenido la certeza de que la sal que usamos en casa es natural.

¿Quieres saber si la sal que usas es natural o procesada? Haz la prueba:

Diluye en un vaso de agua una cucharada sopera de la sal que usas normalmente y deja reposar la mezcla durante toda la noche o durante 8 horas.

Si transcurrido este tiempo hay sal en el fondo del vaso puedes estar seguro/a de que la sal que usas es procesada. Por el contrario, si es sal natural, el agua estará transparente y sólo verás agua, no habrá sal posada en el fondo del vaso.

A pesar de que yo uso siempre sal rosa del Himalaya (la sal blanca tiene prohibido el paso en mi cocina) al enterarme de que podía efectuar una prueba tan fácil, me surgieron dudas y decidí hacer la prueba.

MUESTRAS DE LA PRUEBA QUE YO MISMA HICE EN CASA:

cruditeka.comÉste es el momento en el que introduzco la sal rosa  en el agua

 

cruditeka.comJusto después de haber introducido la sal y haber revuelto la disolución con una cuchara

 

cruditeka.comTranscurridas 8 horas con el agua en absoluto reposo, y como por arte de magia, la sal estaba completamente disuelta!!

 

Ten en cuenta que si la sal no se disuelve en agua tampoco se disolverá en nuestro organismo y se acumulará en nuestros órganos y tejidos. Con el tiempo puede provocarte un mal funcionamiento de tus procesos corporales esenciales y acarrearte:

  • Enfermedades cardíacas
  • Artritis
  • Endurecimiento de las arterias
  • Depósitos de calcio en las articulaciones

En cambio, las sales orgánicas naturales no provocarán calcificaciones en tu organismo e incluso te pueden ayudar a disolver los depósitos nocivos de calcio que puedas tener acumulados.

Si quieres saber más sobre la sal (tipos de sal, beneficios, perjuicios de consumirla en exceso, cómo elegirla…) recuerda que en Cruditeka tienes un Post especifíco sobre la sal que puede serte de utilidad.

Pon sal saludable a tu vida!

Besitos!

 

 

 

 

 

 

 

Besitos!!

Vitamina P: la aliada de la C

Hasta hace poco la vitamina P era una perfecta desconocida para mí pues nunca antes había oído hablar de ella. Algo más familiar me resultaba el término “bioflavonoides”, aunque tampoco sabía exactamente qué eran y mucho menos podía imaginar que son el otro nombre con que se conoce a la vitamina P. Por tanto, vitamina P y bioflavonoides son sinónimos.

La vitamina P es la vitamina antifragilidad capilar (no capilar respecto a pelos sino en cuanto a capilares de vasos sanguíneos) y promovedora de la estructura del sistema circulatorio. Es antimutagénica, anticancerígena, antioxidante y antienvejecimiento.

cruditeka.com

Sus principales funciones son:

  • Fortalecer los vasos y paredes sanguíneas
  • Limpiar internamente arterias y venas
  • Cicatrizar heridas
  • Equilibrar los niveles de colágeno de nuestra piel
  • La Rutina, uno de los tipos de bioflavonoides, tiene además un efecto sedante y antidepresivo en el cerebro.
  • Ayudar a la absorción de la vitamina C, al tiempo que evitar su oxidación. De hecho, la vitamina P siempre acompaña a la vitamina C en los alimentos. Es curioso saber que la enfermedad conocida como escorbuto es una avitaminosis C y P, o sea, consecuencia de un déficit de ambos tipos de vitamina a la vez.

Similitudes con la vitamina C:

  • Los bioflavonoides son una vitamina termosensible, por lo que se destruyen muy fácilmente con el calor, y por tanto, con la cocción, por la temperatura que alcanza el alimento al ser cocinado.
  • Se eliminan por la orina y por ello es difícil que provoque hipervitaminosis (intoxicación por exceso de cantidad de vitamina).

Está indicada para las varices, piernas cansadas, el reuma, la arteriosclerosis, la hipertensión, trombosis, el sangrado de encías, las varices, el derrame cerebral, las hemorragias capilares, las hemorroides, los catarros, la bronquitis y la neumonía.

Fuentes naturales alimenticias de vitamina P: frutas cítricas (limón, naranja, lima y pomelo), uvas, cerezas, moras, grosellas, moras, papayas, pimientos verdes, trigo sarraceno, y Castaño de Indias.

Con mucha diferencia respecto de otros alimentos, la parte interna (la de color blanco) de la piel de los cítricos tiene una concentración muy, muy alta de vitamina P.  Si añades esa parte blanca de la piel a alguno de tus batidos, tén en cuenta que tiene un sabor amargo. Puedes comprobar su efecto cicatrizante poniendo esta parte blanca de la piel de un cítrico en contacto con tu herida.

Fíjate que las frutas y verduras frescas son los alimentos que más cantidad de vitamina P nos ofrecen, todos ellos de origen vegetal y no siendo significativo ningún alimento de origen animal que la contenga. La P es una vitamina eminentemente vegetal.

Si llevas una alimentación basada en plantas (frutas, verduras y vegetales) y con gran proporción de crudos, como la que propugno en Cruditeka, te aseguras un aporte de vitamina P constante para tu organismo.

Besitos y hasta pronto!!

Clorofila shot, un chupito de hemoglobina vegetal

Un aporte de clorofila para nuestro organismo es como tomar un chupito de hemoglobina vegetal, y ello lo podemos conseguir con una hoja verde prodigiosa, la hierba de trigo.

¿Qué és la hierba de trigo?

La hierba de trigo (también denominada trigo verde, pasto de trigo o wheatgrass -en inglés-) son las hojas que se obtienen de la plantita que crece a través de las semillas de trigo germinadas. Está considerada como un superalimento – superfood- puesto que contiene todos los aminoácidos, un centenar de minerales, tres decenas de enzimas y una gran cantidad de clorofila (casi tres cuartas partes de su composición).

Entre sus múltiples beneficios y propiedades destacan:

  • Efecto purificador de la sangre, puesto que la desintoxica y alcaliniza
  • Efecto regenerador y limpiador del hígado, eliminando los metales pesados.
  • Es proteína completa por contener todos los aminoácidos, es mucho más proteica que la carne.
  • Mantiene los intestinos activos y limpios, por lo que resulta muy recomendable para evitar estreñimientos.
  • Suministra oxígeno a la sangre, y tiene una composición molecular casi igual a la de la hemoglobina, por lo que se le denomina “hemoglobina vegetal”. Información ampliada en el Post de Cruditeka: Clorofila y hemoglobina, hermanas de sangre.
  • Regula y reequilibra los niveles de azúcar en sangre
  • Elimina las toxinas de nuestro organismo y drena nuestro sistema linfático.
  • Ayuda a controlar la presión arterial y a combatir el colesterol, mejorando la circulación del torrente sanguíneo, por lo que también nos prevendrá de la aparición de varices.
  • Estimula el crecimiento de las células sanas de nuestros tejidos
  • Refuerza nuestro sistema inmunológico si se toma con asiduidad puesto que crea una barrera contra virus, hongos y bacterias.
  • Ayuda a combatir la psoriasis de la piel, la artritis y el reumatismo.
  • Aporta energía y vitalidad extremas.
  • Previene las canas
  • Inhibe la proliferación de bacterias y virus, y resulta especialmente útil para prevenir la candidiasis
  • Previene las enfermedades degenerativas
  • Tiene propiedades antivirales y antibacterianas
  • Combinada con alimentos vivos, combate anemias
  • Aplicada directamente sobre dientes y encías es un remedio perfecto para llagas e incluso para las caries
  • Mejora la elasticidad y la textura de la piel, y previene de la aparición de acné y espinillas.

¿Cómo tomar la hierba de trigo?

Puedes extraer el zumo de las hojas de la planta (para lo cual, además de un extractor de zumo necesitarás germinar las semillas y hacer crecer la planta) o bien puedes utilizar un método mucho más fácil y rápido que es comprar los polvos en tu herbolario o tienda de dietética natural.

cruditeka.com

cruditeka.com

Estos polvos podrás usarlos para espolvorear sobre alguna de tus recetas o bien para introducir una cucharadita de café de ellos en tu batido verde, o bien para hacerte un Clorofila shot, un chupito que se prepara diluyendo una cucharadita de polvos de hierba de trigo en agua a temperatura ambiente o en un zumo de frutas natural (por ejemplo de naranja).

cruditeka.com

Si logras ser constante y tomar un Clorofila shot cada día, notarás los beneficios que te he relacionado anteriormente. Pero hay que ser constante, eh? Y eso no es fácil en este caso puesto que el chupito de wheathgrass sabe y huele a pura hierba. No es un sabor horrendo pero lo cierto es que tampoco es que sea apetitoso.

¿Es apto para celíacos?

Pues sí, porque a pesar de provenir del trigo, sólo se utilizan sus hojas, las cuales no contienen gluten.

 

Venga, anímate a tomar un chupito de hierba de trigo cada día y tu organismo te lo agradecerá!!!

Hasta pronto!

 

 

 

Batido recuperador de excesos

Elaboración: 10′   Dificultad: Baja 

Ingredientes  para dos personas

  • Una manzana
  • Un pepino
  • Un manojo de perejil
  • 3 o 4 hojas de col china
  • ½ limón entero pelado
  • 1 uña de gengibre
  • 1 cucharada sopera de semillas de lino trituradas
  • Agua, para ajustar consistencia
  • Pizca de sal rosa (opcional)

cruditeka.com

 

Elaboración

Lavar, pelar y trocear los vegetales. Después, introducir todos los ingredientes en una trituradora de vaso junto con el agua.

cruditeka.com

Triturar bien y…. listo!

cruditeka.com

En un plis-plas, tu batido está listo para combatir esos excesos que cometemos  de vez en cuando, y en especial, después de las Fiestas Navideñas, de las vacaciones de verano, etc….  Sustituyendo alguna comida del día por la cantidad de este batido que te apetezca volverás a estar como si no hubieras cometido exceso alguno. Y encima está muy rico!

Pruébalo, verás como te gustará!

Restaurante Rasoterra

Un domingo del mes pasado, esto es, de octubre de 2018, fui a comer al restaurante Rasoterra de Barcelona.

Ubicado en ese entorno tan magnífico como es el Barrio Gótico de Barcelona, concretamente en la calle Palau nº 5, es un restaurante vegetariano, de tamaño pequeño, y con una decoración muy típica de los locales y comercios de la zona. Había oído hablar de él y pude comprobar en primera persona que era bien merecido ese renombre que cada vez más va teniendo en la capital catalana.

El local es moderno, no sofisticado, con cierto aire retro y se respira un ambiente tranquilo, pero a la vez informal y distentido.

El servicio, rápido y eficiente. Buena organización y sin esperas prolongadas.

Lo mejor, la comida. Disfruté mucho. Es un vegetariano “de los de verdad”. Cocina elaborada y todo en su punto. Riquísimo. La típica comida con la que disfruta incluso un no vegetariano, la típica comida que hace pensar que quizás sea cierto que se puede comer como un rey siendo vegetariano.

Comimos el Menú Degustación de temporada, que debe ser servido siempre para la mesa entera, por 32 euros. Este precio incluye el Iva, agua y pan de masa madre con tomate (por cierto buenísimo). La relación calidad-precio está fantástica. Tiene también un menú rápido por 15,50 euros.

Los platos que nos sirvieron fueron:

  • Ajoblanco con ajo negro
  • Farinata de garbanzos
  • Taco de maíz morado con huitlacoche y aguacate
  • Seta maitake a la plancha
  • Curry picante de patata violeta, pimientos, calabacín y garbanzos
  • Ceviche de mango con sorbete de melocotón, balsámico y canela
  • Trufa de chocolate

Todo, todo, todo, un festival de sabores para el paladar, de colores para la vista y de aromas para el olfato.

Os hice unas fotografías porque una imagen vale más que mil palabras. Os las muestro:

cruditeka.comcruditeka.comcruditeka.comcruditeka.comcruditeka.comcruditeka.comcruditeka.com

Espectacular, ¿verdad?. Lo recomiendo totalmente a aquéllos que quieran comer en un vegetariano de calidad en un entorno único y con agradable ambiente.

Hasta pronto!!

Curar un resfriado de forma natural

El resfriado es ese molesta enfermedad común causada habitualmente por el rinovirus que afecta al aparato respiratorio, concretamente a la nariz, faringe y laringe, y que nos produce dolor de garganta, rinitis y malestar general, pudiendo incluso presentar fiebre.

Durante toda mi vida me solía resfriar unas cuatro o cinco veces por año, coincidiendo normalmente con los cambios de estación y de temperaturas. De niña siempre me decían: “tienes que comer mucho para tener fuerzas y vencer tu resfriado”.  Y el proceso de curación de mis resfriados iba siempre acompañado del suministro de medicamentos.  Yo misma he aplicado también durante años, estas costumbres, o mejor dicho, malas costumbres, a mi familia. Por desconocimiento, por supuesto, y hasta que gracias al cambio de alimentación que emprendí hace dos años pude tener conocimiento de cómo se cura un resfriado de forma natural.

Ante todo, sabed que desde que sigo una alimentación mayoritariamente basada en plantas y cuyas características os explico en detalle en el apartado del blog “Mi alimentación”, mis resfriados se limitan a uno o dos al año, ya no duran de 5 a 7 días, ya no me producen fiebre, y ya no me obligan a meterme en la cama. En un par de días ya los he superado y  los síntomas y efectos son muy, pero que muy, aminorados en comparación con los que sufría antes.

Ah!, por cierto, y  lo de comer mucho, ni hablar. Nuestro organismo hace un esfuerzo muy grande cada vez que tiene que digerir. Invierte en el proceso de la digestión, de la metabolización de nutrientes y del desecho de residuos tóxicos,  muchísima energía. Cuando estamos resfriados, nuestro sistema inmunitario está debilitado, de ahí que hayamos enfermado. Precisamente debemos reservar toda nuestra energía para sanar, no para digerir, y para ello el comer poco e incluso el ayunar, es un método eficaz para sanar antes.

Ahora bien, para recuperar nuestro sistema inmunitario, es conveniente el aporte de nutrientes que permitirán reestablecerlo, y por ello resulta básico y compatible con lo que os he dicho antes, tomar líquidos vitalizantes. Los líquidos saludables  requieren de poquísimo esfuerzo digestivo,

A continuación os doy dos recetas de líquidos perfectos para ayudarnos a sanar nuestro resfriado de forma más rápida. Son dos ejemplos rapidísimos de elaborar y de metabolizar por nuestro organismo. (En ambas recetas, el ajo, que es un antibiótico natural extraordinario puede ponerse seco o fresco. Yo lo he probado de ambas maneras y queda rico con las dos opciones).

 

RECETA Nº 1.- INFUSIÓN DE LIMÓN, JENGIBRE, AJO Y MISO.

Es tan fácil como infusionar en agua hirviendo durante 5 minutos unas tres rodajas de limón exprimiendo un poco su zumo presionándolas con los dedos, dos rodajas de jengibre, una cucharadita de ajo en polvo ( o un diente de ajo) y una cucharadita bien colmada de miso (mejor si es sin pasteurizar)

Es sorprendente lo buena que está. Mis hijos me lo piden constantemente, incluso sin estar resfriados porque les encanta su sabor. Es un sabor muy agradable al paladar y una infusión increíblemente saludable. Recuerda además, que tal y como te explico en el blog, el miso es mano de santo.

 

RECETA Nº 2.- BATIDO DE NARANJA, AJO Y JENGIBRE.

Se trata sólo de pelar la naranja (sobretodo sin que queden restos de la parte interior blanca de la piel porque le daría amargor al batido) y triturarla junto con 250 ml. de agua, dos rodajas de jengibre y una cucharadita de ajo seco ( o un diente de ajo).

Sencillísimo! Y encima está muy rico! Yo temía que el sabor fuera desagradable y me sorprendió lo bien que sabe.

 

Sin medicamentos, sin gastar nuestra energía en digestiones complicadas. Sólo líquidos que refuerzan nuestro sistema inmunitario . Eso junto con ayuno y descanso (irse a la cama prontito y dormir muchas horas) te harán recuperar tu salud en un santiamén. Prueba con estos remedios naturales contra el resfriado, verás como funcionan!!!

Un fuerte abrazo, y si estás costipado, te deseo una pronta recuperación!

Laly

 

Temor a la falta de proteínas

El organismo humano necesita de nutrientes para alimentarse correctamente.

Los nutrientes se dividen en macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes son los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas. Los micronutrientes son las vitaminas, los oligoelementos, los minerales y las enzimas. Sólo un 10-15% de los macronutrientes que precisamos para estar correctamente nutridos deben ser proteínas

Las proteínas son biomoléculas compuestas formadas por moléculas más pequeñas llamadas aminoácidos. Hay 8 aminoácidos esenciales y el resto son no esenciales. Sólo si disponemos de los 8 aminoácidos esenciales nuestro cuerpo es capaz de formar proteína completa.

Los aminoácidos esenciales son aquéllos que el cuerpo humano no puede fabricar y que sólo podemos obtener a través de la ingesta de alimentos. La función de estos aminoácidos es reparar tejidos y crear musculaturas (especialmente importante para niños y deportistas) y activar neurotransmisores (reguladores del sueño y de nuestro estado de ánimo).

La proteína animal contiene siempre los 8 aminoácidos esenciales, por lo que siempre es proteína completa. Sin embargo, los alimentos vegetales no suelen contenerlos. Por eso solemos oír que la proteína animal es de mayor más calidad que la proteína vegetal.

El cuerpo humano disgrega los aminoácidos de los alimentos para formar la proteína completa. Pero la proteína de origen animal cuesta un gran esfuerzo digestivo para poder ser asimilada y además genera multitud de residuos tóxicos que deben ser eliminados, por lo que nuestros órganos depuradores (hígado, pancreas, riñón, colon…) deben trabajar a tope para posibilitar su metabolización y a la larga estos excesos acaban acarreando enfermedades (entre ellas el cáncer).

La proteína vegetal en cambio, va siempre acompañada de fibra, no contiene grasas saturadas, y tiene un alto contenido  de vitaminas del grupo B, que ayuda a la síntesis proteica, por lo que es muchísimo más saludable su consumo que la proteína de origen animal.

Los alimentos vegetales con mayor contenido de aminoácidos, son las legumbres (judías, garbanzos, lentejas), los cereales integrales ( arroz integral, espelta integral, centeno, cebada, maíz, …), los pseudocereales ( trigo sarraceno, mijo, quinoa, amaranto), las algas, los frutos secos y las semillas.

Pero a pesar de que todos estos alimentos vegetales son ricos en aminoácidos, no todos contienen los 8 aminoácidos esenciales. Tan sólo contienen estos 8 aminoácidos esenciales los pseudocerales, la espirulina (es un tipo de alga que se toma en polvo añadiéndola en zumos o espolvoreándola sobre ensaladas), semillas de chía, semillas de cáñamo y el hummus (cuando se consume con tahini = pasta de semillas de sésamo). Todos estos ingredientes se obtienen con facilidad en tu herbolario de confianza.

El resto de alimentos vegetales, a pesar de contener aminoácidos, no posibilitarán por sí solos la formación de proteína completa.

A las legumbres, les falta la metionina, como aminoácido esencial; a los cereales integrales les falta la lisina, a las semillas les falta la lisina ( a excepción del cáñamo y la chía que sí lo contienen), a los frutos secos les falta la lisina y la metionina, y a las algas les falta la lisina.

Sin embargo, hay una buena noticia si quieres suprimir la proteína animal de tu dieta: no es necesario ingerir todos los aminoácidos esenciales a la vez, o en la misma comida. El cuerpo humano tiene un tiempo de espera hasta la degradación del aminoácido esencial de 3 días. El aminoácido limitante (aminoácido que les falta a determinados alimentos vegetales) puede obtenerse en ese plazo de 3 días de otros alimentos y el cuerpo podrá formar igualmente proteína completa si se ha ingerido en una plazo no superior a 3 dÍas el resto de los aminoácidos limitantes.

Así pues, podrás siempre obtener proteína completa, de igual calidad que la proteína de origen animal, consumiendo sólo alimentos vegetales, si tienes la precaución de tomar esos alimentos vegetales que te indicado que contienen los 8 aminoácidos esenciales y si combinas bien los alimentos, alternando dentro de un plazo de 3 días cereales y legumbres. Ejemplo: si un día comes arroz para comer, al día siguiente tomas lentejas; o un día tomas garbanzos para comer y para cenar un poco de quinoa. Si tomas una ensalada, añádele por ejemplo semillas de chía por encima y algunas nueces.

Recuerda además que, por lo que respecta a macronutrientes, tan sólo un 10-15% de los alimentos diarios que necesitamos en cada ingesta deben ser proteínas. Un 20-30% deberían ser grasas saludables y el resto, deberían ser hidratos de carbono.

Y olvida el mito de que si eres deportista necesitas consumir proteína animal. Muchos deportistas de élite siguen una estricta dieta vegana o vegetariana  basada en plantas,  y no sólo siguen musculando igual sino que  han minimizado sus lesiones y mejorado su rendimiento y sus resultados (tenista Venus Williams, piloto de fómula I Lewis Hamilton, atleta Carl Lewis, atleta de fuerza Patrik Baboumian, atleta de snowboard Hannah Teter, jugador NBA baloncesto Amar’a Stoudenire y Messi, el mejor futbolista de todos los tiempos quien sólo esporádicamente consume algo de pescado y casi nada de carne).

El consumo de alimentos de origen vegetal te dota de una energía y de una vitalidad que debes experimentar por ti mismo.

Rompe de una vez por todas el falso mito de que si no se consumen alimentos de origen animal nos faltarán proteínas. No temas tener ningún déficit proteico, se trata sólo de tener en  cuenta las indicaciones sobre combinaciones de alimentos que te he explicado.

Un besito desde Cruditeka!