Tomate con guacamole

Elaboración: 15′ | Personas: 2 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 2 tomates rosas grandes bien maduros
  • Semillas de cáñamo (opcional)

Guacamole

  • 2 aguacates
  • Media cebolla tierna
  • Una pizca de sal rosa
  • Pimienta
  • Un chorro de aceite de oliva

img_8383

Elaboración

Lavar y cortar a rodajas los tomates.

Hacer el guacamole: triturar con una batidora de brazo los ingredientes del guacamole.

Emplatar, poniendo encima de cada rodaja de tomate un poco de guacamole. Rociar con un chorrito de aceite de oliva.

Si le espolvoreas unas semillas de cáñamo, el plato quedará perfecto.

img_8290

Salud!

Macarrones de trigo sarraceno con tomillo

Elaboración: 20′ | Personas: 2 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 250 gr de macarrones de trigo sarraceno
  • Un puñado de tomates cherry
  • Un puñado de rabanillos
  • 1 cebolla tierna
  • Unas ramas de perejil
  • Ajo en polvo
  • Pimienta negra molida
  • Sal rosa
  • Tomillo seco en especie
  • Aceite de oliva
  • Levadura nutricional (opcional)

 

img_8378

Elaboración

 

Hervir los macarrones con agua y un poco de sal rosa durante 7 minutos y después escurrirlos.

Verterlos en un bol grande y añadir los rabanitos, los tomates, la cebolla tierna y las ramitas de perejil previamente lavados y troceados.

Aliñar el conjunto con tomillo seco, ajo en polvo , un poco de pimienta negra y un buen chorro de aceite de oliva.

Yo he espolvoreado un poco de levadura nutricional por encima de la pasta.

cruditeka

Salud!

Espaguetis al pesto

Elaboración: 20′ | Personas: 2 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 1 calabacín grande

Salsa pesto:

  • Un vaso lleno de hojas de albahaca
  • Un puñado de piñones
  • Medio diente de ajo
  • Una cucharada sopera de zumo de limón
  • Tres cucharadas soperas de levadura nutricional
  • ½ vaso de aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • Pimienta negra

Cruditeka

Elaboración

Preparar la salsa triturando todos los ingredientes de la misma.

Lavar y pelar el calabacín y mediante un crear los espaguetis con un espirilizador de verduras o mediante un cuchillo cortando a lo largo tiras estrechas de calabacín.

img_8429
Espirilizador

img_8431

Emplatar los espaguetis y aliñarlos con la salsa pesto, con un chorrito de aceite y con una hojita de albahaca.

img_8434

Salud!

La toxicidad de la Solanina

La solanina es un alcaloide que se encuentra presente en las plantas de la familia Solanáceas. Es una sustancia tóxica que puede causar dolor de cabeza, dolor abdominal, cortes de digestión, diarreas, cólicós náuseas, vómitos, ardor de garganta y trastornos digestivos.  La solanina tiene su razón de ser en que las plantas la usan  como defensa natural  para protegerse de los animales que la consumen, lo que vendría a ser un fungicida o pesticida natural.

La berenjena

La berenjena es una verdura que tiene poderosas propiedades curativas, antibacterianas y antivirales. Contiene fitonutrientes que ayudan a eliminar los radicales libres del cuerpo, que son los encargados de dañar las células de nuestro organismo y causar enfermedades.

También es un excelente diurético, antioxidante, que aporta muchos minerales al organismo.

Tiene una piel de color púrpura brillante, debido al gran contenido de antocianinas que contiene, la carne de color crema con una textura ligeramente amarga y esponjosa.

La berenjena debe comerse siempre cocida, ya que contiene solanina.  Mediante la cocción de esta verdura eliminamos toda la toxicidad. Pero incluso comiéndola cruda, hay que tener presente que la intoxicación por solanina es muy poco frecuente puesto que sólo se da en casos en que ha habido una ingesta muy elevada de esta substancia.

La patata

La solanina se encuentra también en la planta de la patata y, a veces, bajo la piel del tubérculo; y sirve para protegerla de los parásitos.

El alcaloide llega al tubérculo, normalmente por accidente, es decir, si alguno queda un poco desenterrado y se expone a la luz del sol, fabrica clorofila y en el mismo lugar, solanina, por eso se tiñe de verde. También se encuentra en pequeña cantidad en los llamados “ojos” de estos tubérculos.

Para evitar la solanina en las patatas, éstas tienen que almacenarse en oscuridad y en las condiciones adecuadas para evitar la contaminación biótica (bacterias, hongos y virus).

En caso de detectar alguna zona verde al pelar la patata, debemos cortar esa zona enverdecida y los ojos del tubérculo, y podemos aprovechar y comer el resto de la patata sin problema alguno y con toda tranquilidad. Se recomienda que la patata se cueza con piel, porque en estos casos, es más importante eliminar el tóxico que conservar mejor los nutrientes.

La dosis tóxica de la solanina para los humanos es de 400 mg/kg, y, por tanto, al igual que ocurre en el caso de las berenjenas, tendríamos que comer muchas patatas verdosas para intoxicarnos. En los adultos sólo se da esta intoxicación cuando existe previamente desnutrición.

Los tomates

Los tomates son una de las frutas más versátiles y populares. Tienen mucha vitamina A y C, pero quizás el nutriente más interesante del tomate es el licopeno, un carotenoide que es el encargado de dar color rojo al tomate y un antioxidante, anticancerígeno muy potente.

Los tomates son también de la familia Solanáceas y la mejor manera de evitar la toxicidad de la solanina en este caso es dejándolos madurar bien y no comerlos verdes.

Un tomate verde aún inmaduro puede contener hasta 500mg de solanina (o tomatina) por kilo de peso. A mayor maduración del fruto menos contenido del alcaloide. En los tomates maduros la cantidad de tomatina disminuye drásticamente a niveles inferiores a 5 mg por kilo de peso y esa cantidad no plantea problemas a las personas.

Entonces la duda viene de los tomates que han sido recogidos aún verdes y son guardados en cámaras, esos contienen mayor cantidad de solaninas a pesar de su color rojo. Si quieres consumirlos crudos en ensalada procura comprarlos en rama y mantenerlos fuera de la nevera como un intento de maduración casero y cómelos cuando estén realmente maduros.

Por tanto, si hay que comer tomates que no estén bien maduros, mejor comerlos guisados o cocinados en salsa y reservar los maduros para las ensaladas.

Batido liposucción

Elaboración: 10′ | Personas: 1 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 250 ml de agua filtrada
  • 1 ramita de apio
  • 1 manzana
  • Dos tazas de espinacas
  • Una cucharada de semillas de chia remojadas durante 10 minutos
  • Una uña de raíz de jengibre
  • ¼ limón con piel
  • 4 ramitas de perejil

img_8410

Elaboración

Pelar la manzana y lavar las hortalizas. Trocear. Triturar todos los ingredientes en una batidora de vaso o de brazo.

img_8412

img_8416

Salud!

Foto via Deleitese

Arroz integral con papaya

Elaboración: 1h. | Personas: 4 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 125 gr de arroz integral
  • 1 papaya
  • 1 lechuga romana
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • Sal rosa
  • Un chorro de aceite de oliva
  • Una pizca de sal

 

img_8341

Elaboración

Cocer durante 45 o 50 minutos el arroz integral en una cazuela con agua y sal. Una vez cocido escurrir el agua sobrante, en su caso.

Pelar y sacar las semillas de la papaya y trocear. Lavar y trocear una cebolla y un pimiento verde.

Lavar y trocear la lechuga romana.

Mezclar la papaya, la cebolla y el pimiento verde en un bol grande junto con el arroz y aliñarlo por ejemplo con un poco de romero (u otra especie al gusto) y aceite de oliva.

img_8357

Con el paté podemos dipear con tostadas sin gluten o con crudités de pepino, zanahoria, apio, etc…

Disponer en un plato la lechuga en forma de corona, y en el centro del plato servir la mezcla anterior. Aliñar la lechuga con un chorrito de aceite de oliva.

Para dar un toque final y la vitalidad de los germinados, yo lo he adornado con un puñado de alfalfa germinada.

img_8359

Y listos! Una receta muy saludable y digestiva de excelente sabor.

Salud!

Levaduras: de Cerveza o Nutricional?

Qué tipo de levadura es preferible?

Sin duda yo prefiero la nutricional. Os explico porqué:

Diferencias

  • La levadura de cerveza es un producto elaborado con los deshechos de la industria cervecera por lo que suele contener algún residuo tóxico; la levadura nutricional es un producto cultivado (se cultiva en una mezcla purificada de melazas de caña y remolacha, con nutrientes y agua. Cuando está el contenido maduro, se coloca en una cinta transportadora, se lava, se pasteuriza y se seca, y se transforma en hojas, polvo o gránulos):
  • La levadura de cerveza está activada, y por tanto prolifera la candidiasis y hongos; la levadura nutricional está inactiva (cuando se mezcla con agua o azúcar no comienza ningún proceso de fermentación) .
  • La levadura de cerveza tiene un sabor amargo y puesto que está activa, se utiliza para la fermentación de cerveza y panes, mientras que la levadura nutricional no sirve para fermentar alimentos, tiene un sabor ligeramente salado que en cocina crudivegana suele utilizarse para hacer quesos veganos, para salsas, para gratinar, y para dar sabor a cremas y ensaladas.
  • La levadura de cerveza usada en la producción de cerveza contiene gluten (porque se produce a partir de granos que contienen gluten), en cambio la nutricional es libre de gluten.
  • La levadura nutricional tiene un bajo contenido en sodio:su bajo contenido en sodio (70 mg por cada 100 g) y su sabor especial que realza el sabor de los alimentos, le convierten en un excelente sustituto de la sal, por lo que es muy utilizada en las dietas con restricción de sodio, como en casos de hipertensión arterial.

Semejanzas

  • Ninguna de estas dos levaduras contiene B12 de forma natural, es un mito. Sí es cierto, sin embargo, que con frecuencia a la levadura nutricional se le añade suplemento de B12, pero hay que comprobar si la contiene en la etiqueta.
  • Ambas son una excelente fuente de proteínas, de vitamina B (excepto B12) magnesio, hierro, fósforo, cobre, zinc y cromo, pero la levadura nutricional las tiene en mayores cantidades.
  • Ninguna de ellas es fuente de vitamina A, C ni E.

Por qué amargan los calabacines?

Curcubitacina

El calabacín pertenece a la familia de las cucurbitáceas y es muy versátil en la cocina debido a su sabor suave. Su principal componente es el agua, seguido de los hidratos de carbono y pequeñas cantidades de grasa y proteínas. En relación con su contenido vitamínico, destaca la presencia discreta de folatos, seguido de la vitamina C. También contiene vitaminas del grupo B como B1, B2 y B6, pero en menores cantidades. En cuanto a su contenido en minerales, el calabacín es una buena fuente de potasio, además de presentar pequeñas cantidades de magnesio, fósforo y hierro. Esta hortaliza contiene además unas sustancias denominadas mucílagos que son un tipo de fibra que suaviza y desinflama las mucosas del aparato digestivo.

Todo esto, unido a su aporte moderado de fibra, convierte al calabacín en un alimento de bajo aporte calórico, idóneo para incluir en la dieta de personas con exceso de peso.

Pero puede que de vez en cuando el calabacín tenga un sabor algo más amargo de lo habitual, sobre todo si se consume crudo. Hay mitos, que no me atrevo a desmitificar, según los cuales la causa está en haber estado expuestos a mucho sol y no están protegidos o por las hojas o por la sombra, suelen amargar. Con independencia de la veracidad o no del mito, lo cierto es que la curcubitacina sí es un claro responsable del sabor amargo del calabacín, puesto que es un componente del mismo que precisamente amarguea para proteger a la planta contra los depredadores.

Cada vez más hay estudios que afirman que la curcubitacina es un potente compuesto anti-cancerígeno que evita y auda a erradicar el cáncer de próstata, de pulmón, y el cáncer de páncreas, así como la leucemia, neuroblastoma y otros.

Un método muy eficaz para quitar el sabor amargo de los calabacines y berenjenas antes de cocinarlos, consiste en cortarlos en rodajas, salarlos con sal gruesa marina y dejarlos en un escurridor durante una o dos horas. De esta forma, sueltan todo el líquido amargo que contienen. Luego los secamos con papel de cocina y procedemos a su preparación según nos indique la receta.

 

La fructosa

La fruta engorda?

La frutosa es el azúcar que contienen las frutas, la miel y, en pequeñas cantidades, algunas hortalizas.

A pesar de que tiene un índice glucémico mucho más bajo que la glucosa, algunos estudios reflejan que las ingestas altas de fructosa pueden provocar alteraciones metabólicas. Muchos de estos estudios se han realizado en animales, o son ensayos de sobrealimentación a corto plazo en humanos, con niveles de fructosa mucho mayores de los que se consumen habitualmente y por tanto en condiciones de hiperdosificación, y en estos casos la fructosa se convierte en grasa rápidamente y provoca obesidad, además de aumentar considerablemente los niveles de triglicéridos en sangre. La fructosa es el antígeno de los glóbulos rojos y por eso se debe evitar su consumo en pacientes con cáncer de sangre y/o anemia, y también en los que sufren patologías hepáticas.

Pero en sí misma, la fructosa ingerida sin hiperdosificación y cuando es ingerida en cantidades constanctes según las costumbres alimenticias medias europeas, no es causa de enfermedades metabólicas.

Aún así, debemos tener en cuenta que el mejor momento para tomar las frutas es con el estómago vacío bien por la mañana cuando nos disponemos a desayunar, como tentempié o como entrante de una comida, y no en el postre.

El argumento es sencillo. Los azúcares que abundan en las frutas, junto con el 90% de agua que contienen, más sus vitaminas y minerales, se digieren con rapidez y son los nutrientes que proporcionan energía de manera más inmediata.

Pero hay algunas excepciones: la manzana, la papaya y la piña. La manzana contiene sustancias que favorece la digestión de los almidones. La piña y la papaya contienen papaína, una enzima que facilita la digestión de las proteínas. La piña además contiene bromelia, que es otra enzima digestiva. Por eso es bueno comerlas, por ejemplo, antes de una barbacoa de carne, pues nos facilitará una buena digestión.

Si se ingieren solos, se mantienen escaso tiempo en el estomágo. Pero si se toman después de una comida copiosa rica en carbohidratos complejos y rica en proteínas, no se digieren rápidamente. Hay que tener en cuenta que la digestión de las proteínas es más lenta que la de los carbohidratos complejos y que éstos tardan más en digerirse que los azúcares simples de la fruta. Si el intestino no se halla en situación de hacer frente a ese aumento de carga, se produce una reducida utilización de los principios nutritivos contenidos en los alimentos.

Además, para muchas personas, esto no les supone ningún problema, pero en algunos casos puede puede provocar digestiones lentas y favorecer procesos de fermentación (esto es, de proliferación de una flora bacteriana patógena).

La OMS y la carne

La dieta malsana es un importante factor de riesgo de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, el cáncer o la diabetes. Las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) son:

  • lograr un equilibrio calórico y un peso saludables
  • reducir la ingesta calórica procedente de las grasas
  • cambiar las grasas saturadas por las insaturadas
  • eliminar los ácidos grasos
  • reducir la ingesta de azúcares libres
  • reducir el consumo de sal (sodio), y garantizar que la sal consumida esté yodada.
  • aumentar el consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos.

Las frutas y las verduras son componentes esenciales de una dieta saludable, y un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos cánceres. En general, se calcula que cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras.

La OMS recomienda la ingesta de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras (excluidas las patatas y otros tubérculos feculentos) para prevenir enfermedades crónicas como las cardiopatías, el cáncer, la diabetes o la obesidad, así como para prevenir y mitigar varias carencias de micronutrientes, sobre todo en los países menos desarrollados.

Las conclusiones de la OMS en su comunicado de Octubre 2015, tomadas en base al resultado de un   Estudio elaborado por el Grupo de Trabajo del CIIC (Centro Internacional de Investigaciones contra el Cáncer) formado por 22 expertos procedentes de 10 países, causaron revuelo cuando afirmaban que la carne roja y de la carne procesada aumentan el riesgo de padecer cáncer y, en consecuencia, se recomendaba limitar su consumo.

La carne procesada fue clasificada como Grupo 1, cancerígeno para los seres humanos.

Carne procesada: carne que ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado, u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. La mayoría de las carnes procesadas contienen carne de cerdo o carne de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, menudencias o subproductos cárnicos tales como la sangre.

Ejemplos de carnes procesadas incluyen frankfurt , jamón, salchichas, carne en conserva , y cecina o carne seca, así como carne en lata, y las preparaciones y salsas a base de carne.

Esta categoría se utiliza cuando hay suficiente evidencia de carcinogenicidad en humanos. En otras palabras, hay pruebas convincentes de que el agente causa cáncer. La evaluación se basa generalmente en estudios epidemiológicos que muestran el desarrollo de cáncer en humanos expuestos.

En el caso de la carne procesada, esta clasificación está basada en evidencia suficiente a partir de estudios epidemiológicos que muestran que el consumo de carne procesada provoca cáncer colorrectal.

El informe del estudio concluyó que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal. También se vió una asociación con el cáncer de estómago, pero la evidencia no es concluyente.

En los estudios revisados, el consumo de carne procesada se asoció con pequeños aumentos en el riesgo de cáncer. En esos estudios, el riesgo generalmente aumentó con la cantidad de carne consumida. Un análisis de los datos de 10 estudios estima que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en aproximadamente un 18%.

La carne roja ha sido clasificada como Grupo 2A, probablemente cancerígena para los seres humanos.

Carne roja: la carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra.

En el caso de la carne roja, la clasificación se basa en evidencia limitada procedente de estudios epidemiológicos que muestran una asociación positiva entre el consumo de carne roja y el desarrollo de cáncer colorrectal, así como una fuerte evidencia mecanicista.

La evidencia limitada significa que una asociación positiva se ha observado entre la exposición al agente y el cáncer, pero que no se pueden descartar otras explicaciones para las observaciones.

La evidencia más fuerte, aunque todavía limitada, de asociación con el consumo de carne roja es para el cáncer colorrectal. También hay evidencia de enlaces con cáncer de páncreas y cáncer de próstata.

El riesgo de cáncer relacionado con el consumo de carne roja es algo más difícil de estimar debido a que la evidencia de que la carne roja causa cáncer no es tan fuerte. Sin embargo, si se demostrara que la asociación de la carne roja y el cáncer colorrectal es causal, los datos de los mismos estudios sugieren que el riesgo de cáncer colorrectal podría aumentar en un 17% por cada porción de 100 gramos de carne roja consumida diariamente.

(Nota: Información extraída de la página web de la Oms www.who.es)