Curar un resfriado de forma natural

El resfriado es ese molesta enfermedad común causada habitualmente por el rinovirus que afecta al aparato respiratorio, concretamente a la nariz, faringe y laringe, y que nos produce dolor de garganta, rinitis y malestar general, pudiendo incluso presentar fiebre.

Durante toda mi vida me solía resfriar unas cuatro o cinco veces por año, coincidiendo normalmente con los cambios de estación y de temperaturas. De niña siempre me decían: “tienes que comer mucho para tener fuerzas y vencer tu resfriado”.  Y el proceso de curación de mis resfriados iba siempre acompañado del suministro de medicamentos.  Yo misma he aplicado también durante años, estas costumbres, o mejor dicho, malas costumbres, a mi familia. Por desconocimiento, por supuesto, y hasta que gracias al cambio de alimentación que emprendí hace dos años pude tener conocimiento de cómo se cura un resfriado de forma natural.

Ante todo, sabed que desde que sigo una alimentación mayoritariamente basada en plantas y cuyas características os explico en detalle en el apartado del blog “Mi alimentación”, mis resfriados se limitan a uno o dos al año, ya no duran de 5 a 7 días, ya no me producen fiebre, y ya no me obligan a meterme en la cama. En un par de días ya los he superado y  los síntomas y efectos son muy, pero que muy, aminorados en comparación con los que sufría antes.

Ah!, por cierto, y  lo de comer mucho, ni hablar. Nuestro organismo hace un esfuerzo muy grande cada vez que tiene que digerir. Invierte en el proceso de la digestión, de la metabolización de nutrientes y del desecho de residuos tóxicos,  muchísima energía. Cuando estamos resfriados, nuestro sistema inmunitario está debilitado, de ahí que hayamos enfermado. Precisamente debemos reservar toda nuestra energía para sanar, no para digerir, y para ello el comer poco e incluso el ayunar, es un método eficaz para sanar antes.

Ahora bien, para recuperar nuestro sistema inmunitario, es conveniente el aporte de nutrientes que permitirán reestablecerlo, y por ello resulta básico y compatible con lo que os he dicho antes, tomar líquidos vitalizantes. Los líquidos saludables  requieren de poquísimo esfuerzo digestivo,

A continuación os doy dos recetas de líquidos perfectos para ayudarnos a sanar nuestro resfriado de forma más rápida. Son dos ejemplos rapidísimos de elaborar y de metabolizar por nuestro organismo. (En ambas recetas, el ajo, que es un antibiótico natural extraordinario puede ponerse seco o fresco. Yo lo he probado de ambas maneras y queda rico con las dos opciones).

 

RECETA Nº 1.- INFUSIÓN DE LIMÓN, JENGIBRE, AJO Y MISO.

Es tan fácil como infusionar en agua hirviendo durante 5 minutos unas tres rodajas de limón exprimiendo un poco su zumo presionándolas con los dedos, dos rodajas de jengibre, una cucharadita de ajo en polvo ( o un diente de ajo) y una cucharadita bien colmada de miso (mejor si es sin pasteurizar)

Es sorprendente lo buena que está. Mis hijos me lo piden constantemente, incluso sin estar resfriados porque les encanta su sabor. Es un sabor muy agradable al paladar y una infusión increíblemente saludable. Recuerda además, que tal y como te explico en el blog, el miso es mano de santo.

 

RECETA Nº 2.- BATIDO DE NARANJA, AJO Y JENGIBRE.

Se trata sólo de pelar la naranja (sobretodo sin que queden restos de la parte interior blanca de la piel porque le daría amargor al batido) y triturarla junto con 250 ml. de agua, dos rodajas de jengibre y una cucharadita de ajo seco ( o un diente de ajo).

Sencillísimo! Y encima está muy rico! Yo temía que el sabor fuera desagradable y me sorprendió lo bien que sabe.

 

Sin medicamentos, sin gastar nuestra energía en digestiones complicadas. Sólo líquidos que refuerzan nuestro sistema inmunitario . Eso junto con ayuno y descanso (irse a la cama prontito y dormir muchas horas) te harán recuperar tu salud en un santiamén. Prueba con estos remedios naturales contra el resfriado, verás como funcionan!!!

Un fuerte abrazo, y si estás costipado, te deseo una pronta recuperación!

Laly

 

Temor a la falta de proteínas

El organismo humano necesita de nutrientes para alimentarse correctamente.

Los nutrientes se dividen en macronutrientes y micronutrientes.

Los macronutrientes son los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas. Los micronutrientes son las vitaminas, los oligoelementos, los minerales y las enzimas. Sólo un 10-15% de los macronutrientes que precisamos para estar correctamente nutridos deben ser proteínas

Las proteínas son biomoléculas compuestas formadas por moléculas más pequeñas llamadas aminoácidos. Hay 8 aminoácidos esenciales y el resto son no esenciales. Sólo si disponemos de los 8 aminoácidos esenciales nuestro cuerpo es capaz de formar proteína completa.

Los aminoácidos esenciales son aquéllos que el cuerpo humano no puede fabricar y que sólo podemos obtener a través de la ingesta de alimentos. La función de estos aminoácidos es reparar tejidos y crear musculaturas (especialmente importante para niños y deportistas) y activar neurotransmisores (reguladores del sueño y de nuestro estado de ánimo).

La proteína animal contiene siempre los 8 aminoácidos esenciales, por lo que siempre es proteína completa. Sin embargo, los alimentos vegetales no suelen contenerlos. Por eso solemos oír que la proteína animal es de mayor más calidad que la proteína vegetal.

El cuerpo humano disgrega los aminoácidos de los alimentos para formar la proteína completa. Pero la proteína de origen animal cuesta un gran esfuerzo digestivo para poder ser asimilada y además genera multitud de residuos tóxicos que deben ser eliminados, por lo que nuestros órganos depuradores (hígado, pancreas, riñón, colon…) deben trabajar a tope para posibilitar su metabolización y a la larga estos excesos acaban acarreando enfermedades (entre ellas el cáncer).

La proteína vegetal en cambio, va siempre acompañada de fibra, no contiene grasas saturadas, y tiene un alto contenido  de vitaminas del grupo B, que ayuda a la síntesis proteica, por lo que es muchísimo más saludable su consumo que la proteína de origen animal.

Los alimentos vegetales con mayor contenido de aminoácidos, son las legumbres (judías, garbanzos, lentejas), los cereales integrales ( arroz integral, espelta integral, centeno, cebada, maíz, …), los pseudocereales ( trigo sarraceno, mijo, quinoa, amaranto), las algas, los frutos secos y las semillas.

Pero a pesar de que todos estos alimentos vegetales son ricos en aminoácidos, no todos contienen los 8 aminoácidos esenciales. Tan sólo contienen estos 8 aminoácidos esenciales los pseudocerales, la espirulina (es un tipo de alga que se toma en polvo añadiéndola en zumos o espolvoreándola sobre ensaladas), semillas de chía, semillas de cáñamo y el hummus (cuando se consume con tahini = pasta de semillas de sésamo). Todos estos ingredientes se obtienen con facilidad en tu herbolario de confianza.

El resto de alimentos vegetales, a pesar de contener aminoácidos, no posibilitarán por sí solos la formación de proteína completa.

A las legumbres, les falta la metionina, como aminoácido esencial; a los cereales integrales les falta la lisina, a las semillas les falta la lisina ( a excepción del cáñamo y la chía que sí lo contienen), a los frutos secos les falta la lisina y la metionina, y a las algas les falta la lisina.

Sin embargo, hay una buena noticia si quieres suprimir la proteína animal de tu dieta: no es necesario ingerir todos los aminoácidos esenciales a la vez, o en la misma comida. El cuerpo humano tiene un tiempo de espera hasta la degradación del aminoácido esencial de 3 días. El aminoácido limitante (aminoácido que les falta a determinados alimentos vegetales) puede obtenerse en ese plazo de 3 días de otros alimentos y el cuerpo podrá formar igualmente proteína completa si se ha ingerido en una plazo no superior a 3 dÍas el resto de los aminoácidos limitantes.

Así pues, podrás siempre obtener proteína completa, de igual calidad que la proteína de origen animal, consumiendo sólo alimentos vegetales, si tienes la precaución de tomar esos alimentos vegetales que te indicado que contienen los 8 aminoácidos esenciales y si combinas bien los alimentos, alternando dentro de un plazo de 3 días cereales y legumbres. Ejemplo: si un día comes arroz para comer, al día siguiente tomas lentejas; o un día tomas garbanzos para comer y para cenar un poco de quinoa. Si tomas una ensalada, añádele por ejemplo semillas de chía por encima y algunas nueces.

Recuerda además que, por lo que respecta a macronutrientes, tan sólo un 10-15% de los alimentos diarios que necesitamos en cada ingesta deben ser proteínas. Un 20-30% deberían ser grasas saludables y el resto, deberían ser hidratos de carbono.

Y olvida el mito de que si eres deportista necesitas consumir proteína animal. Muchos deportistas de élite siguen una estricta dieta vegana o vegetariana  basada en plantas,  y no sólo siguen musculando igual sino que  han minimizado sus lesiones y mejorado su rendimiento y sus resultados (tenista Venus Williams, piloto de fómula I Lewis Hamilton, atleta Carl Lewis, atleta de fuerza Patrik Baboumian, atleta de snowboard Hannah Teter, jugador NBA baloncesto Amar’a Stoudenire y Messi, el mejor futbolista de todos los tiempos quien sólo esporádicamente consume algo de pescado y casi nada de carne).

El consumo de alimentos de origen vegetal te dota de una energía y de una vitalidad que debes experimentar por ti mismo.

Rompe de una vez por todas el falso mito de que si no se consumen alimentos de origen animal nos faltarán proteínas. No temas tener ningún déficit proteico, se trata sólo de tener en  cuenta las indicaciones sobre combinaciones de alimentos que te he explicado.

Un besito desde Cruditeka!

 

Creer por experiencia propia

“No crean algo porque lo diga la tradición. Ni siquiera porque generaciones hayan creído en ello por los siglos. No crean en algo porque así lo hayan creído sabios de otras épocas. No crean a ningún ser humano.Crean únicamente en lo que ustedes mismos hayan aceptado después de someterlo al dictamen del discernimiento y a la voz de la conciencia.”   Buda

 

Durante años me han enseñado que si no consumo leche de vaca no tendré mis huesos fuertes ni tendré suficiente calcio que los sustente, me han enseñado también que si quiero obtener un aporte suficiente de proteínas debo consumir carne, huevos y pescado cada día.

He crecido comiendo tres platos en cada comida, un primer plato o entrante, un segundo plato o plato fuerte y proteico, y un postre.

Tenía la convicción de que  las espinacas eran uno de los alimentos más ricos en hierro,  la lecha de vaca uno de los más ricos en calcio y las naranjas y cítricos de los que contienen mayor cantidad de vitamina C.

El arroz blanco era el gran aliado de los dolores de barriga y de las episodios de diarreas en casa.

Y tantos otros mitos en los que he creído, sencillamente porque eso es lo que decían todos, porque así se me dijo, y porque eso transmitía la sociedad, tradición, la medicina, la publicidad y el marketing.

Y desde la primavera del año 2016, todos estos mitos entraron en crisis para mí porque empecé a leer, estudiar y practicar una alimentación saludable basada principalmente en vegetales y con alta proporción de crudos.

A medida que estudiaba, iba rompiendo mitos: resultó que la leche de vaca, lejos de calcificar mis huesos, les puede acarrear una importante descalcificación; que los vegetales son fuente importante de aminoácidos y por tanto de proteínas y que no sólo no es necesario consumir proteína animal sino que no es saludable;  que no hace falta comer tres platos en cada comida porque eso dificulta enormemente una buena combinación de alimentos y complica las digestiones; que las espinacas contienen hierro pero que ni mucho menos una cantidad tan alta como nos hizo creer Popeye;  que  una cucharada de semillas de sésamo contiene diez veces más calcio que un vaso de leche; que el rey de la vitamina C lo son las coles, el perejil y el pimiento rojo, destronando así a los famosos cítricos que aunque también la contienen, no es tan merecido su trono;  y que el arroz blanco es arroz refinado al que le han quitado la fibra y se ha convertido en un “veneno blanco” a evitar por los picos de glucemia en sangre que provoca, siendo el arroz sano de verdad el integral.

Sorprendida, y al principio algo incrédula, decidí probar: de manera paulatina aunque relativamente rápida, eliminé los “venenos blancos” (azúcar blanco, sal blanca, harinas blancas),  los lácteos y quesos de origen animal, también el gluten, y por supuesto, los alimentos procesados y envasados, las bebidas carbonatadas y azucaradas, la bollería, los fritos y rebozados. Y a estas supresiones les añadí un importante  incremento de consumo de vegetales, verduras y fruta.

Sólo tres semanas fueron necesarias para convencerme. Los vegetales, las hojas verdes, las frutas y las hortalizas, y los beneficios que me han reportado,  fueron suficientes para creer por experiencia propia. Sólo eso me convenció, porque mis digestiones se simplificaron, experimenté en mi persona un aporte de energía increíble, se acabó la sensación de somnolencia (que padecía siempre tras las comidas), disminuyeron los gases, la hinchazón abdominal, mi figura se hizo más esbelta, mejoró el estado de mi piel, de mi cabello, me sentía eufórica por los cambios que, para bien, estaba sintiendo en mi propia persona. A pesar de que no soy budista, suscribo muchos de sus pensamientos. Y como habéis visto al principio de este post, ya lo decía Buda, la clave está en someterlo a nuestro discernimiento.

No hay forma más bonita de convencerse de algo, no crees?

Si quieres tú también probar y experimentar por ti mismo/a y ver cómo te sienta comer así, hazlo. Es tan fácil como probarlo.

En Cruditeka te doy muchos consejos y mucha información sobre en qué consiste una alimentación sana.  Ayudarás a controlar tu tensión arterial, tu colesterol, tu índice glucémico (nivel de azúcar en sangre), sin pasar hambre, sin los efectos rebote de las dietas rápidas. No se trata de ponerse a dieta sino de cambiar la forma de alimentarse. Te sentirás con una energía interior brutal, te sentirás bien.

Hazlo de forma gradual, ve integrando nuevas costumbres y nuevos alimentos de forma paulatina y ordenada. Haz desaparecer los “alimentos muertos” de tu dieta y basa la misma en “alimentos vivos”.

Te sorprenderá lo fácil que es en realidad y de cómo en poquísimo tiempo notarás los beneficios del cambio.

Prueba y convéncete! Y si te surgen dudas, contacta conmigo, estaré encantada de ayudarte.

Un abrazo desde Cruditeka!

El calcio y los vegetales

El calcio es un micronutriente,  un mineral muy necesario para nuestros huesos y nuestros dientes.

El cuerpo humano sólo asimila el 20-30% del calcio que ingiere.  Dos son las hormonas que se encargan de regular la asimilación del calcio: la parathormona (transfiere el calcio a la sangre y promueve su asimilación) y la calcitonina (elimina el exceso de calcio de forma natural por la orina). El calcio tiene sinergia con el magnesio, con el potasio y con el fósforo, pues estos otros  minerales son necesarios para la absorción del calcio en el intestino.

¿Puede conllevar problemas de déficit de calcio no consumir leche de vaca y sus derivados?

Cuando se da un déficit de calcio en nuestro organismo no se debe a un bajo consumo de lácteos sino a seguir una dieta rica en carne, aditivos (chuches, patatas fritas, latas, embutidos…), refinados, azúcares, alimentos industriales, precocinados, etc.,  puesto que todos estos alimentos dificultan su asimilación y acidifican la sangre, estropeando la función renal y creando una mala absorción intestinal. Cuando se acidifica el PH de nuestra sangre, el cuerpo se autorregula y para alcalinizarse tira de sus reservas de calcio. Por tanto, la leche de vaca en exceso, lejos de calcificar lo que hace es descalcificarnos pudiendo acarrear problemas de osteoporosis.  Un aporte extra de calcio para compensar el déficit de calcio provocado por el elevado consumo de los alimentos enumerados anteriormente, no servirá más que para que produzcamos cálculos renales.

¿Cómo obtener calcio de alimentos provinentes del reino vegetal?

Los alimentos  vegetales con mayor contenido de calcio son las algas,  el sésamo y las  almendras. Encontramos también calcio, aunque en menores proporciones, en el brócoli, el perejil, la col, las nueces, los berros, la avena, las semillas de lino, las lentejas y los garbanzos.

cruditeka.com

Datos curiosos

  •  El sésamo tiene 10 veces más calcio que la leche de vaca.
  • Una cucharada de algas nos aportará el mismo calcio que un vaso de leche de vaca.

Los oxalatos,  antinutrientes del calcio

Los oxalatos son componentes de algunos alimentos que contienen ácido oxálico y que al unirse al calcio  forma el oxalato cálcico, el cual impide la asimilación del calcio.

Los oxalatos se encuentran en grandes proporciones en el cacao, las espinacas, las acelgas, la remolachas y las alubias. A pesar de que todos ellos son alimentos muy saludables su contenido en oxalatos hace que si los consumimos en exceso podamos producir cálculos renales.

Si estos alimentos se cuecen en agua, los oxalatos quedarán en el agua de cocción. Consumidos en crudo deberemos tener en cuenta que de nada servirá combinarlos con sésamo, algas y almendras, puesto que el calcio que contienen éstos últimos no será asimilado por nuestro organismo.

Mi consejo

Rompe falsos mitos y calcifícate de forma segura y saludable ingiriendo alimentos que realmente te permitan asimilar este mineral tan preciado y necesario para nuestro organismo. Una dieta equilibrada, variada y rica en crudos vegetales, conseguirá que nuestro organismo cuente con la cantidad equilibrada de calcio sin necesidad de recurrir a tomar 3 vasos de leche al día, ni complementos alimenticios (pastillas), y a la vez nos mantendrá la salud del metabolismo y nos aportará gran cantidad de enzimas, vitaminas, aminoácidos y antioxidantes.

Las bombas de calcio de Cruditeka son un claro ejemplo de ello. Rápidas, sencillas e increíblemente ricas!!!

Trinidad de raíces

Las tres raíces (ajo, cebolla y jengibre) te mantendrán a través de los tiempos y a través de la edad”                                                                                        

Yogui Bhajan

cruditeka.com 

 

AJO

  • En el mundo antiguo era considerado sagrado y poderoso. En la era moderna la ciencia ha confirmado sus maravillosas propiedades curativas. En Rusia se le conoce como la penicilina rusa. Se dice de él incluso que es un potente anticancerígeno.
  • Estimula la secreción de jugos gástricos y por tanto favorece la digestión
  • Es un antibiótico, un antiséptico, un fungicida y un bactericida
  • Es remedio cardiovascular y por tanto combate la hipertensión, el exceso de colesterol y mejora la circulación

CEBOLLA

  • Activa las secreciones de las vías respiratorias
  • Es un antiséptico y un diurético porque ayuda a eliminar líquidos
  • Disminuye el ácido úrico
  • Controla el azúcar en sangre (es aconsejable su consumo para diabéticos)
  • Mejora la circulación de la sangre
  • Ayuda al hígado a las funciones depurativas
  • Es un broncodilatador y expectorante, y elimina la mucosidad
  • Activa las secreciones digestivas y por tanto nos prepara para la digestión
  • Cocidas al vapor son un laxativo natural

JENGIBRE

  • Usado como medicina y condimento durante miles de año. En cierta época su valor era comparable al del oro.
  • Estimula el páncreas y por tanto combate y previene infecciones intestinales
  • Alimenta el sistema nervioso, permitiéndole llevar más energía.
  • Aumenta la producción enzimática mejorando las digestiones
  • Es un antibacteriano y un antiinflamatorio
  • Evita los vómitos
  • Alivia dolores asociados a artritis reumática

Estos tres vegetales, conocido también como Trinidad de Raíces son esenciales para la limpieza, el mantenimiento y la producción de energía en el cuerpo. El efecto beneficioso descrito de cada uno de ellos se amplifica cuando son consumidos conjuntamente.

Te animo a que te beneficies de las magníficas propiedades de este magnífico combinado de raíces. En Cruditeka encontrarás recetas, como  la Sopa Trinidad, que te resultará muy reconfortante y energética para los fríos días de invierno.

Hasta el próximo post!

El destierro de la margarina y las grasas trans

 

La moderna dieta occidental industrializada usa abundantemente grasas refinadas, hidrogenadas y saturadas.

A través de la hidrogenación parcial de los aceites y grasas logran un producto barato y untable de bajo precio, larga duración, gran versatilidad, estabilidad y plasticidad estructural: LA MARGARINA.

La margarina se obtiene a partir de un aceite líquido poliinsaturado que se lleva a temperaturas entre 120 y 270º al que se le sopla gas de hidrógeno para posteriormente a través de un catalizador, saturarlo y solidificarlo. El resultado es una especie de plástico muy útil  para la industria alimentaria que contiene una grandísima proporción de grasas TRANS.

Hace unos años se empezó a promocionar a la margarina como combatiente de enfermedades coronarias y proponiendo las bonanzas de su función de reemplazo a la grasa animal. Se postulaba de ella que era beneficiosa para combatir el colesterol. Con el tiempo se ha demostrado que sus “bondades” son totalmente falsas.

¿A qué se debe este cambio de tendencia? ¿Es un efecto de las modas alimentarias o realmente hay argumentos para que la margarina se considere un alimento poco recomendable?

Júzgalo tú mismo:

  • Con la hidrogenación la estructura molecular del grasa pasa de una estructura natural en forma curva llamada CIS a una estructura artificial (porque no existen en la naturaleza humana) en forma escalonada llamada TRANS.
  • Las grasas hidrogenadas o grasas TRANS debido a su estructura artificial interfieren en el metabolismo lípido y se acumulan a las células adiposas.
  • Aumentan la concentración de proteínas de baja densidad (LDL = colesterol malo) y disminuye las proteínas de alta densidad (HDL= colesterol bueno), por lo que provocan un incremento del nivel de colesterol en sangre.
  • Para rentabilizar todavía más las grasas TRANS, la industria añade agua y para no perder solidez en el producto (recordemos que se busca su solidificación) se utilizan espesantes, emulsionantes, colorantes, aromatizantes y conservantes.

Y lo peor es que, puesto que la saturación y la hidrogenización permiten un menor coste económico de los aceites, una mayor plasticidad y además una superior conservación, estabilidad y resistencia al enranciamiento, la industria abusa de su uso, no sólo para la elaboración de margarinas y mantequillas, sino también para la fabricación de un sinfín de alimentos, tales como:

hamburguesas envasadas, patatas fritas congeladas, aperitivos (snacks), productos de bollería industrial, sopas deshidratadas, pastillas de caldo, galletas rellenas de chocolate, cereales con chocolate, palomitas de microondas, empanadillas, croquetas congeladas y pizzas congeladas.

La Oms y la American Heart Association recomiendan disminuir la cantidad que consumimos de grasas TRANS al 1% de nuestro aporte energético total ( 2 gr. al día para una dieta de 2.000 kcal).

Personalmente recomiendo que este porcentaje baje hasta el 0%.

Cuando se saturan (o hidrogenizan) los aceites vegetales se introducen grasas nocivas. La eliminación o reducción al máximo del consumo de grasas TRANS es una meta que todos deberíamos intentar alcanzar. Utiliza siempre las grasas insaturadas, por ejemplo los aceites vírgenes extra y de primera presión en frío , recuerda que en cuestión de aceites “no es oro todo lo que reluce”.

Te animo a que destierres de tu alimentación las margarinas y en general todas las grasas trans. Muchos lo hemos hecho, es mucho más fácil de lo que parece. Los beneficios se notan enseguida.

Todas las recetas de Cruditeka están libres de grasas TRANS y de productos hidrogenados, y son tan fáciles de elaborar… Prueba la increíble mantequilla de ajo, te encantará!!

La dieta de Messi

El otro día conocí una historia real que no me ha dejado indiferente y que quiero explicaros:

Supe que Lionel Messi hizo en 2014 un cambio en sus hábitos de alimentación que os animo que hagáis también vosotros.

Y es que entre 2006 y 2013 Messi tenía los siguientes síntomas:

  • Recurrentes lesiones: 11 durante ese período de tiempo (sólo 2 de los cuales fueron consecuencia de dolores musculares)
  • Falta de energía en los últimos minutos del partido
  • Vómitos recurrente
  • Dolores musculares frecuentes
  • Menoscabo de su rendimiento futbolístico

Su colega y compañero de selección argentina, Martín Demichelis, entonces defensa del Manchester, le recomendó que visitara un médico italiano del deporte especialista en alimentación y kinesiología aplicada llamado Giulano Poser.

El método del Dr. Poser consiste en efectuar un estudio de fuerza de los músculos viendo cómo reaccionan éstos ante la presencia de determinados alimentos en el  organismo, y en función del resultado observado, incorpora o suprime los alimentos en los que basar la dieta de su paciente.  Su finalidad es encontrar la raíz de los problemas , sus causas, no sólo de tratar o eliminar sus síntomas. Y muy claro tiene el Dr. que los agentes contaminantes de los alimentos afectan a la resistencia y a la recuperación del organismo humano.

Siguiendo este método, el Dr. Poser prescribió en 2014, una dieta a Messi basada en  las siguientes pautas:

Alimentos permitidos: alimentos cultivados, procesados de forma orgánica y natural, no tratados, ricos en vitaminas, minerales, fibra y enzimas.

  • Mucha cantidad de verduras y frutas frescas ecológicas
  • Legumbres
  • Cereales integrales
  • Semillas y frutos secos crudos
  • Pescado
  • Agua
  • Aceite de oliva virgen extra

Alimentos prohibidos: alimentos refinados, procesados y tratados industrial y químicamente.

  • Azúcar (lo peor para los músculos según el Dr.)
  • Harinas refinadas
  • Gluten
  • Lactosa
  • Poca sal
  • Poca carne (según Poser la consumimos en exceso y cuesta demasiado de digerir)
  • Conservantes, pesticidas, fugicidas, aditivos
  • Glutamato de sódio y aspartamo
  • Grasas saturadas y grasas vegetales hidrogenizadas.

(Os suena???? A mi sí! Esta dieta bien podría ir firmada por Cruditeka)

Messi, a quien por cierto,  le encantaban las pizzas y los asados de carne de su tierra natal, siguió la dieta y muy pronto empezó a notar los beneficios:

  • Mejoró su rendimiento futbolístico,
  • Mejoró sus digestiones y su absorción intestinal
  • Desde que en 2014 optó por esta alimentación, sólo se ha lesionado una vez, por rotura del ligamento colateral interno de su rodilla izquierda, pero fue consecuencia de una fuerte colisión con un rival.
  • Perdió 3,5 kg
  • Su cuerpo se volvió más fibroso, más fino, más esbelto y musculado
  • Menor ocurrencia de enfermedades virales y bacterianas

cruditeka.com

Y digo yo…

 Si le funciona al mejor futbolista del planeta… también te funcionará a ti.

A mí, como te cuento en Cruditeka, también me funciona. Da el paso y convéncete por ti mismo. Experimenta tú los beneficios. Lo notarás en tan sólo 2 o 3 semanas!

Prueba y decide por ti mismo!

Abre la puerta al cambio

Cuando mi cuñada Laura, que hace pocas semanas ha tenido un bebé precioso, me dijo que le preparara un menú para poder “sacarse” esos kilos que le sobran y que ha cogido durante el embarazo, vi la oportunidad de crear este post para que las indicaciones que contiene sirvan a todo aquél que quiera, por un lado, recuperar su silueta y perder esos kilos que con el tiempo haya podido acumular y, por otro lado, iniciar el camino hacia una nueva manera de alimentarse más sana y saludable.

Te puedo asegurar que si eres capaz de seguirlo durante sólo 15 días notarás los efectos beneficiosos que produce en muchos ámbitos (bienestar, salud, belleza, …) y probablemente “te enganches” a este tipo de alimentación.

CONSIDERACIONES PREVIAS

Este menú está dirigido a personas sanas y  no obesas  que desean hacer un cambio en su alimentación y quieren perder esos kilos que les sobran. Su seguimiento no comporta limitaciones de cantidades en los alimentos a ingerir. Es importante tomar las cantidades necesarias para sentirse lleno y saciado, para evitar el impulso de “picar entre horas” y/o efecto rebote de las dietas y/o ataques de hambre “arrasando” con todo aquello que encontremos en la nevera seguidos del consecuente sentido de culpa y remordimientos. Al finalizar las comidas debemos sentirnos llenos pero nuestras digestiones tienen que ser rápidas y ligeras.

Es un menú equilibrado en lo que hace referencia al aporte de los principales nutrientes que necesita el organismo para llevar una vida activa a tope. Está basado en una alimentación vegetariana y vegana, y con poco aporte de alimentos de origen animal para evitar el exceso de proteína animal y el ensuciamiento corporal y dificulta para eliminar toxinas que ésta comporta. De manera esporádica y puntual (fines de semana, actos sociales, comidas en restaurante…) podrán consumirse pescados, carnes y huevos sin que se alteren sus beneficiosos resultados.

Está basado en productos de temporada y teniendo en cuenta la época otoñal en la que nos encontramos. Las recetas tendrán que variar y readaptarse cuando el clima cambie y sea más frío o más caluroso, así que si llegado el invierno estás todavía siguiendo este tipo de alimentación, no dudes en contactar conmigo y pedirme nuevas recetas.

Propiamente no se trata de una dieta sino que es un ejemplo de cómo seguir un nuevo paradigma de alimentación saludable que a la vez nos comportará sin duda una pérdida de peso. Es una nueva forma de alimentarse que te hará sentir muy bien y te provocará un aporte increíble de energía y estar activo y de buen humor, por lo que es aconsejable acabar adoptando como habitual esta forma de alimentarse.

La disminución de peso es gradual pero constante y persigue que seas estable en tu peso ideal, sin altibajos y manteniéndote siempre igual sin esfuerzos  y sin retos inasumibles.

Si tu forma actual de alimentarte es muy diferente de la que ahora te plantearé, durante las dos primeras semanas podrás notar un efecto détox en tu organismo, por lo que quizás notes un aumento de gases, un poco de dolor de tripa, y también, como efecto de la eliminación de toxinas incluso que te salgan algunos granitos en la cara. Todo ello desaparecerá si persistes y tienes un poco de paciencia, 15 días serán suficientes para que desparezcan estos efectos los cuales no dejan de mostrar que nuestro cuerpo está purificándose y limpiándose por dentro.

Quiero puntualizar que probablemente, y sobretodo al principio, no te “chuparás los dedos” con la cocina natural y saludable, puesto que a nivel de sabor, aunque te resultará sorprendentemente buena, no puede competir con el sabor tan adictivo de los alimentos industriales y procesados. Sin embargo, el comer debe ser un placer, no un sacrificio ni aportarte sensaciones negativas, por lo que si si alguno de los platos o recetas que incluyo no son de tu agrado, contacta conmigo y los sustituimos por otros.

He intentado que todos los ingredientes de los menús sean fáciles de encontrar en supermercados habituales. Quizás me atrevería a decir que sólo pueden costarte encontrar la remolacha cruda, el cuscús integral de espelta , el trigo sarraceno y el tahini, pero son alimentos que bien por Internet, bien en tiendas especializadas de dietética podrás encontrar sin problema.

Si has tenido la paciencia de leer hasta aquí, y sigues interesado/a en ver en qué consiste este menú de iniciación que te propongo, haz click aquí.

Ánimo y adelante! Consúltame cualquier duda y pregunta que tengas!! 😊

 

 

Menú de iniciación de Otoño

Este post, conjuntamente con 3 post adicionales, forman una colección de menús (desayuno, almuerzo y cena) que pretenden iniciarte en una alimentación sana y saludable, basada mayoritariamente en el consumo de vegetales y productos naturales y con gran proporción de crudos. Abre la puerta del cambio  y aprovéchate de todos sus beneficios!

REGLAS GENERALES

Son reglas básicas tendentes a suprimir una serie de alimentos de tu alimentación. Si no los suprimes, el menú que te describiré a continuación no surtirá los efectos que buscamos. Tan importante es seguir las recetas como suprimir los alimentos contenidos en esta

LISTA DE ALIMENTOS PROHIBIDOS

  • Gluten: proteína principalmente contenida en el trigo y sus derivados. Te aseguro que 15 dias sin tomar gluten te desincha muchísimo. Puedes sustituir el pan por tostadas sin gluten o por tortitas de arroz o de maíz.
  • Azúcar: debes elimanarlo. También el azúcar integral. Cuidado porque hay muchos alimentos procesados que aunque no lo parezca contienen azúcar. Sustitúyelo por sirope de ágave, de arce, por miel o por azúcar de coco (muy bajo índice glucémico).
  • Sal blanca: utiliza sal rosa y evitarás retenciones de líquidos.
  • Alimentos envasados y procesados : Los procesados están llenos de aditivos y azúcares. Consume alimentos frescos, naturales y a granel.
  • Begudes amb gas ni refrescos : cal oblidar-se’n entre semana.
  • Aceite de oliva “sin apellidos”: no compres las botellas dond sólo dice “aceite de oliva”. Debe decir “aceite de oliva virgen” o mejor aún “aceite de oliva virgen extra” Enllaç amb El aceite de oliva no es oro todo lo que reluce.
  • Frutos secos: son grasas insaturadas y por tanto muy sanas y necesarias, pero deben ser crudos o naturales, no tostados ni salados.
  • Postres: fuera postres. Y si tienes necesidad de comerlos, toma cualquiera de las 4 frutas neutras: manzana, pera, piña o papaya.
  • Lácteos de origen animal: ni leche de vaca ni sus derivados. Puedes beber cualquier leche de origen vegetal (avena, soja, almendra, arroz…) pero siempre sin azúcares añadidos.

Los fines de semana puedas tomarte un respiro y, aunque con moderación, puedas saltarte las pautas de este menú.

Por cierto, un pequeño detalle: PROHIBIDO PICAR ENTRE HORAS!!!

Acceso directo a los menús:

Menú de iniciación de Otoño – Desayunos

Menú de iniciación de Otoño – Almuerzos

Menú de iniciación de Otoño – Cenas

Espero que os guste! Ya me contaréis los resultados.

Buen provecho!!!