Presentación del primer libro de Elka Moker, “Ama, Come, Vive, Brilla”

Elka Moker es una de mis “gurús” preferidas en lo que a alimentación se refiere. Comparto lo que ella, con mucho acierto denomina: “alimentación honesta”.  A Elka la descubrí navegando por Internet en mi afán de aprender más y más cada día. “Lala Kitchen”, (www.lalakitchen.com), el Blog de Elka Moker, me pareció de DIEZ!!!! Coincido totalmente con su filosofía de alimentación saludable. Es un Blog limpio, ordenado, estiloso, muy bien diseñado y con una buena fotografía. Es didáctico e interesante.  Sus recetas son exquisitas y, casi siempre, fáciles. Y se explica tan bien… Lenguaje llano pero pensado y bien construido. He aprendido mucho leyendo sus interesantes posts y se percibe enseguida que Elka está ampliamente formada en Nutrición.

Pues bien, el pasado día 28 de marzo tuve la suerte de poder asistir al acto de presentación del primer libro de Elka Moker, el miércoles, al finalizar mi jornada laboral, en la librería Mas Bernat de Barcelona.

Para empezar, y aunque no sea el tema central de este Post, pienso que es justo hacer una breve  mención a la Libreria Mas Bernat de la C/ Buenos Aires, 6 de Barcelona. Es una librería con un encanto especial pues en su interior hay una cafetería y dispone de unos pequeños rincones con mesitas y sillas para poder estar sentando mientras lees, ojeas libros o charlas con algún amigo/a. Tiene un diseño moderno y muy actual, y se respira un ambiente muy de librería auténtica…

Elka se encargó de introducir detalles decorativos con encanto, unas flores, unas velitas, etc.,

cruditeka.com

Su libro se titula  “Ama, Come, Vive, Brilla”, editado por Lunwerg Editores ( de Editorial Planeta). Es un libro de “tapas duras”, robusto, encuadernación perfecta y de calidad, estructurado, buenas fotos  y muy detallista.

cruditeka.com

Durante la presentación, a la autora se le notaba emocionada y radiante de orgullo, de satisfacción y de felicidad. Hizo un “speach” agradecido, humilde y de corazón, muy muy bonito.

Me encantó poderla ver de nuevo “en directo” (pues hacía poco había asistido como alumna a un taller suyo de cocina- eso ya os lo contaré otro día).

Después vino la firma y dedicatoria de los libros.

cruditeka.com

cruditeka.com

cruditeka.com

Y como broche final, el aperitivo con el que nos deleitó.  Riquísimo todo!

Imagen 16

Imagen 17

Imagen 18

BUEN GUSTO! Eso es Elka Moker para mí, y estoy convencida de que eso desprende su libro. Es que sólo el título ya es precioso, no creéis?

Un lujo oir cómo presentaba su libro. El primero que escribe y el primero a cuya presentación yo asisto. Ha sido una experiencia fantástica!

Gracias Elka por todo lo que  transmites y compartes, muchísimas felicidades y mucha suerte con tu libro !!!!!!

Crema de tupinambos

Elaboración: 25′ | Personas: 4 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 1 kg de tupinambos
  • 1 boniato pequeño (opcional)
  • Un chorrito de aceite de oliva
  • Una pizca de sal

cruditeka.com

Elaboración

Pelar, lavar y trocear los tupinambos y el boniato (en caso de que hayas optado por ponerlo, – yo se lo he puesto) ,  y ponerlos a cocer en una olla con agua hirviendo con un poco de sal,  de modo que el agua cubra el volumen de tupinambos y un poco más.  En  15 minutos estarán cocidos.

Una vez cocidos,  triturar los tupinambos,  con una batidora de brazo o de vaso o con la Thermomix. Reservar el agua de cocerlos para ir añadiéndola al triturado hasta obtener la consistencia deseada.

cruditeka.com

Servir caliente , con un chorrito de aceite de oliva por encima. Se le pueden añadir, también, unas semillas de calabaza y un poquito de pimentón dulce.

cruditeka.com

Su sabor es muy peculiar, es una mezcla de patata y alcachofa dulce.  En invierno apetece mucho tomar esta crema bien calentita. Si quieres conocer las propiedades del tupinambo, puedes leer en el blog de Cruditeka el post “Tupinambo, el tubérculo de los mil nombres”

Salud!

Tupinambo, el tubérculo de los mil nombres

El tupinambo es un tubérculo originario de Sudamérica y Norteamérica cuya planta mide unos dos o tres metros de altura y hace unas flores amarillas de aspecto muy similar al girasol.

sun-flower-1586949_1920

Suele ser desconocido a pesar de sus múltiples propiedades  y fue la patata quien le robó el protagonismo en su día.

Además de tupinambo tiene otros muchos nombres:  nyàmera, pataca, batata de caña, criadilla de agua, castaña de tierra, ajipa, papa de caña, aguaturma, alcachofa de Jerusalén, marenquera, batata tupinamba…

Es muy diurética, un 80% de su composición es agua . Posee una buena dosis de proteínas, y fibra y casi nada de grasa. Muchos menos hidratos de carbono  y calorías que otros tubérculos, pues sólo tiene 25 Kcal por cada 100 gr. Aporta vitamina A, B1, B2, B6, C y D,  y también minerales como el potasio, magnesio, sodio, calcio, hierro y fósforo.

No almacena almidón ni tiene gluten.

artichoke-2124556_1920

Muy recomendada para combatir la diabetes, por sus propiedades antitumorales, por mejorar las defensas, por reducir el colesterol,  por aportar sensación de saciedad y por ser de fácil digestión.

Su sabor es suave, algo dulce, una mezcla de patata y alcachofa.

Su precio actualmente ronda los 4,5 €/kg.

Pueden comerse crudos, hervidos, al vapor, asados, en cremas, purés, sopas, guisos, tortillas, etc…

No siempre lo tienen en las fruterías y verdulerías, pero si tienes la suerte de encontrarlo, no dudes en comprar un poco y probar, por ejemplo, con una crema de tupinambos como la que encontrarás en el blog de Cruditeka.

Es un sabor distinto y peculiar que resulta muy gustoso y rico, a la vez que saludable.

Si  con este post te has animado a probarlo, ya me contarás!

¿A qué se debe el auge de los alimentos ecológicos?

Como preámbulo quiero aclarar que el reglamento europeo que regula los alimentos ecológicos (Reglamento CE 834/2007 sobre Producción y etiquetado de Productos Ecológicos) considera sinónimos los términos “ecológico”, “biológico” y “orgánico”.

La alimentación basada en productos ecológicos constituye una alternativa a la alimentación convencional y son muchas las personas que optan por consumir cada vez más productos ecológicos. ¿Por qué?

Porque en la agricultura convencional (que es la agricultura industrial y transgénica) se provoca una desnaturalización progresiva que hace peligrar la salud de los consumidores, al tiempo que los residuos tóxicos y la erosión física y biológica perjudican y empobrecen a  los ecosistemas.

La investigación agrícola se ha centrado mucho en el estudio del aumento de producción y la reducción de costes en el procesado de los alimentos, por eso no sólo están dejando de cumplir su finalidad de nutrir (y por tanto, de generar salud), sino que además, desde cada vez más amplios sectores científicos, se ha empezado a denunciar los alimentos como causantes de las modernas enfermedades degenerativas (obesidad, enfermedades cardiovasculares, cáncer, etc.).

La agricultura ecológica es la alternativa a la agricultura convencional.

Sus ventajas son:

  • Respeta los ritmos de la naturaleza, no utiliza agroquímicos, aditivos o semillas transgénicas, y por eso produce alimentos saludables, ricos en nutrientes, sabrosos y que se conservan mejor.
  • Protege la salud tanto de los consumidores (evitan la ingestión de tóxicos que provocan daños en nuestros organismos) como de los agricultores (que no tienen que manipular ni exponerse a la liberación de los tóxicos asociados a las sustancias químicas que se utilizan en la agricultura convencional o industrial).
  • Contribuye a mantener limpio el patrimonio genético, ya que impulsa las variedades y razas autóctonas.
  • El suelo se transforma en un medio adecuado para albergar vida y alimentar a los organismos que habitan en él, responsables de dar a la planta los elementos que necesitan para su correcta alimentación ( al contrario que la fertilización química, que mata la vida microbiana del suelo, agotándolo, y contamina los ecosistemas – suelos y acuíferos-).
  • En 2008 la Unión Europea financió un estudio, impulsado por un consorcio de 15 países, que fue elaborado por QLF (Quality Low Input Food) . Durante 4 años, realizaron un exámen de todos los productos ecológicos de la cadena alimentaria, desde las frutas y hortalizas, al pescado, carne, cereales y derivados lácteos. La conclusión fue clara: “Los alimentos orgánicos contienen mayores niveles de antioxidantes, vitaminas y minerales que los producidos por la agricultura convencional”

¿A qué se deben los precios más altos de los productos ecológicos?

La diferencia de precios entre la agricultura ecológica y la convencional se debe a que esta última no incorpora los costes ocultos de su actividad, es decir, no paga  los costes ecológicos  y los daños que provoca con sus sistema productivo (contaminación del aire, del suelo, del agua, erosión del suelo, pérdida de biodiversidad, plagas resistentes, etc…)

Si tu economía te lo permite, usa siempre que puedas alimentos ecológicos, tu salud y el medioambiente te lo agradecerán.

Pero no te obsesiones por no poder comprar alimentos ecológicos, ya vendrán tiempos mejores. Tanto para tu salud como para el medioambiente, siempre será  muchísimo mejor que te alimentes de hojas verdes, hortalizas, verduras y frutas (aunque no sean ecológicas)  que de fritos, rebozados, azúcares refinados y grasas animales.

Hasta pronto!

 

Leche de almendras exprés

Elaboración: 3′ | Personas: 1 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • Una cucharada sopera de pasta de almendras
  • 500 ml. de agua

Opcional

  • Una pizquita de sal rosa
  • Una pizquita de canela molida
  • Una pizquita de jengibre molido
  • Un chorrito de ágave

cruditeka.com

cruditeka.com

Elaboración

Con la batidora de brazo mezclar una cucharada sopera de la pasta de almendra con el agua.

Puede añadírsele un chorrito de sirope de ágave, una pizquita de sal, un poco de canela molida y un poco de jengibre molido.

Imagen 14

Y el resultado es una leche almendrada y aromática, de origen vegetal, que nos permiten reservar para los terneritos la leche de vaca.

cruditeka.com

A ver si te animas a coger el hábito de hacer tú mismo la leche en casa!

Leche vegetal 100% natural, sin lactosa, sin gluten, sin azúcar, sin aditivos de ningún tipo, ni conservantes. Se conserva tres días en la nevera. Puesto que no contiene emulsionantes puede que se separe un poco el agua quedando en la base del recipiente la parte más espesa de la leche, en ese caso, menear un poco con una cucharita y enseguida volverá a coger textura.

Ésta es una manera ultra rápida de tener siempre leche en tu nevera. Hay otras formas algo más laboriosas (aunque  fáciles a la vez)  de hacer leche vegetal, (ya os lo explicaré en otra ocasión), pero el resultado de la leche exprés, es óptimo teniendo en cuenta la relación calidad-tiempo en su elaboración y lo natural y saludable que es.

El bote de crema de almendras se mantiene, una vez abierto, durante mucho tiempo en la nevera, varios  meses incluso, y por tanto se ha convertido en una alimento  básico y recurrente en mi nevera (pasa lo mismo con el tahini, el miso y la mostaza antigua, … siempre tengo un bote de cada uno de ellos en su interior).

Salud!

Guerra de lechugas

La lechuga es una verdura de hoja verde, una planta herbácea que se cultiva con fines alimentarios, normalmente para consumir cruda en ensaladas y otros platos, aunque también se puede utilizar como ingrediente de batidoszumos infusiones.

La combinación de agua, fibra y potasio convierte a cualquier tipo de lechuga en un alimento  con efecto saciante, laxante, depurativo y diurético. La lechuga es, a su vez, un alimento poco calórico, así que si estás controlando tu peso, no importa qué tipo de lechuga elijas, ya que todas son bajas en calorías.

Un truco para su conservación: evita almacenar lechuga junto con manzanas, peras o plátanos. Estas frutas despiden gas etileno, un agente natural de maduración, que hará desarrollar manchas marrones y podredumbres en la lechuga rápidamente.

La lechuga Iceberg

En España el cultivo de la lechuga ‘iceberg’ arrancó a finales de los 70 en el Delta del Ebro. Hoy España es el tercer productor mundial de lechugas y el primero en Europa, con 1.069.500 toneladas al año. Murcia y Andalucía concentran la producción.

La iceberg es esa  lechuga redondita con forma de pelota prieta, de color verde claro. que se conserva sin estropearse varios dias en la nevera, sobretodo  en comparación con el resto de lechugas. Se vende envuelta en un plástico “film” y casi no hay ni que lavarla porque viene siempre impoluta. Agrega una rica y crujiente textura a la ensalada.

Durante unos diez años de mi vida, para mantener la línea, cené una ensalada de lechuga iceberg, cada día,  de lunes a viernes. Mis ensaladas eran variadas pero siempre tenían en común el tipo de lechuga que utilizaba: la iceberg.

Cuando empecé a cambiar mi sistema de alimentación y a estudiar las propiedades nutricionales de los alimentos,  me di cuenta enseguida del error.  ¿Puede uno equivocarse con la lechuga que utiliza? Pues sí, el tipo de lechuga utilizado provoca grandes diferencias en los valores nutricionales de las ensaladas (sin tener en cuenta el valor nutricional del resto de ingredientes agregados a la misma).

¿A qué se debe la mala fama de la lechuga iceberg?  Pues  a que es pura agua y tiene muy poca fibra. Le faltan vitaminas y minerales. Tiene poco sabor y es más insulsa que otros tipos de lechuga.

En una guerra de lechugas, la iceberg es sin duda la gran perdedora. Tiene pocas vitaminas A, C y poco ácido fólico y poco hierro. Le ganan terreno todos los otros tipos de lechugas y hojas verdes.

Las ganadoras de la batalla son la rúcula y las espinacas, estas últimas con un valor nutricional por encima del resto (sólo le supera la rúcula en calcio).

Y como una imagen vale más que mil palabras, veamos una breve comparativa de algunos de los nutrientes presentes  en distintas lechugas y hojas verdes para ensaladas:

guerra de lechugas

Sustituir las hojas de espinacas o la lechuga romana por la lechuga iceberg es una buena opción, pues proporcionan una increíble cantidad de vitaminas y minerales (contienen magnesio, calcio y hierro),  son muy ricas en antioxidantes, ayudan a combatir la grasa (son poco calóricas). Las espinacas, además, contienen  mucho betacaroteno (por lo que poseen propiedades contra el envejecimiento y contra el cáncer).

“Somos lo que comemos”. Éste es un mantra que se impone mucho actualmente y en el que yo creo.  La tendencia de lo verde, de lo verdísimo, de las hojas vitaminadas, de las hojas amargas y repletas de clorofila, está desterrando a la lechuga iceberg de los platos más “in”.

Cada vez más se busca llenarnos de vitaminas y minerales en cada bocado que ingerimos. Cuánto más verde es una hoja, más fibra y más clorofila tiene.

Nutricionalmente hablando, ve siempre con el equipo ganador, tu salud te lo agradecerá!

Ensalada de manzana y alga dulse

Elaboración: 10′ (2h. remojo) | Personas: 2 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 300 gr. de brotes tiernos o de cualquier lechuga
  • 50 gr. de alga dulse remojada durante unas dos horas
  • 2  manzanas
  • 1  limón
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla tierna
  • Aceite de oliva

ensalada de manzana y alga dulse

Elaboración

Lavar los brotes tiernos o lechuga y escurrir. Colocar en la base del plato. Sobre la hoja verde añadir las zanahorias y cebolla troceaditas y las manzanas ralladas.

Escurrir el agua del alga dulse en la que ha estado en remojo y añadir el alga a la ensalada.

Aliñar con zumo de limón (evitará que la manzana se oxide y ennegrezca) y aceite de oliva.

cruditeka.com

Es una ensalada muy sabrosa, digestiva por la manzana, y muy mineralizante por el alga dulse. Éste es un tipo de alga de un sabor muy suave y agradable, muy conveniente para empezar a introducirse en el mundo de las algas.

Salud!

Alcachofas con salsa de menta

cruditeka.com

Elaboración: 1 h. | Personas: 4 | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • Unas 12 alcachofas
  • 2 limones

Salsa de menta (ver enlace entrada):

  • 20 hojas de menta
  • 2 dientes de ajo
  • Sal rosa
  • Pimienta negra molida
  • 200 ml. de aceite de oliva

cruditeka.com

Elaboración

En primer lugar exprimir los dos limones y poner el zumo obtenido en un recipiente con agua.

En este recipiente iremos dejando las alcachofas en remojo a medida que las vayamos limpiando y evitaremos así que se oxiden y se pongan feas y oscuras, manteniendo su bonito color verde.

Deshojar las alcachofas dejando  sólo la parte más tierna y partir longitudinalmente por la mitad. Con un cuchillo corta y arranca los molestos y desagradables pelitos que, en su caso, tengan las alcachofas en su corazón.

imagen-12

Poner agua a hervir en una cacerola con un poquito de sal rosa y cocer las alcachofas  durante 10 minutos.

A continuación sacar las alcachofas de la cacerola y emplatar.

Preparar la salsa de menta (ver enlace entrada)

imagen-13

Verter sobre las alcachofas la salsa de menta y ya estarán listas para comer.

imagen-13

cruditeka.com

Salud!

Salsa de menta

Elaboración: 1 h. | Personas:  | Dificultad: Baja

Ingredientes

  • 20 hojas de menta
  • 2 dientes de ajo
  • Sal rosa
  • Pimienta negra molida
  • 200 ml. de aceite de oliva

cruditeka.com

Elaboración

Verter todos los ingredientes en el vaso de tu batidora y triturar hasta que amalgamen.

cruditeka

Servir la salsita en un cuenco o verter sobre los alimentos seleccionados

imagen-13

Es una salsa 100% vegetal, saludable y combinable con todo tipo de verduras y hortalizas.

Salud!